La Junta de Andalucía “no renuncia” a la puesta en servicio del antiguo hospital militar Vigil de Quiñones, cedido hace lustros a la Administración andaluza y aún en desuso, según ha afirmado este lunes la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, que ha justificado el olvido de la administración autonómica en “la difícil tesitura presupuestaria que atraviesa la Junta de Andalucía tras la pertinaz crisis económica”.

El Hospital Militar, que formó parte de la política de confrontación del gobierno andaluz con los gobiernos de José María Aznar, pasó al olvido tras las presiones de la Junta al Estado para obtener la titularidad del hospital que, en cuanto pasó a manos de la Junta, se cerró para convertirser hoy un edificio fantasma.

Pérez ha vuelto a tirar del viejo argumentario socialista y, como si no hubieran pasado 13 años desde su cierre, vuelve a culpar de la situación al PP. “Han dejado de llegar a Andalucía unos 5.522 millones de euros por la aplicación por parte del Gobierno central del PP de un modelo de financiación” autonómica que a juicio de los socialistas no es “justo”. Los recursos no son ilimitados y hay que priorizarlos”, ha enfatizado.


Además, ha defendido que en los últimos años, la Junta de Andalucía ha apostado por un sistema “descentralizado” de atención sanitaria, a través de nuevos hospitales comarcales como los promovidos en Lebrija, Utrera o Écija. No obstante, ha insistido en que la Junta “no renuncia” a abrir como tal el antiguo hospital militar.

Podemos e IU han iniciado una campaña a través de mociones y propuestas en las instituciones, en demanda de que la Junta de Andalucía dote de recursos y active el antiguo hospital militar de Sevilla, cedido hace años por el Estado a la Administración autonómica pero todavía cerrado.