La juez de Instrucción número 19 de Sevilla ha prorrogado nuevamente, esta vez por espacio de un año, la investigación de la causa abierta contra el psiquiatra Javier Criado en relación a la denuncia que una de sus pacientes interpuso contra él por un presunto delito contra la integridad moral cometido en el año 2015, atendiendo la petición realizada por la Fiscalía.


El pasado 31 de octubre, Criado compareció como investigado ante la juez y negó todos los hechos, atribuyendo las denuncias de sus pacientes a un “ánimo de venganza”. Entonces, la abogada de la paciente que le denunció por un delito contra la integridad moral, Immaculada Torres, explicó que, según el psiquiatra, este “ánimo de venganza” se debe a que le solicitaban determinados informes “y él no se los quería dar”. “No ha dado explicación de cómo es posible que tantas mujeres que no se conocen entre ellas se pongan de acuerdo con ánimo de venganza por algo que no está acreditado tampoco y quieran denunciar”, manifestó.

El 31 de octubre, también compareció ante la magistrada la propia denunciante, que ratificó su denuncia, según la cual el psiquiatra le habría dado un “trato vejatorio” durante las seis o siete consultas que mantuvo con él en un periodo de dos meses.


La juez citó a declarar a Javier Criado tras recibir el informe encargado a un psiquiatra forense del Instituto de Medicina Legal (IML) de Sevilla que ha evaluado el estado de la denunciante, y que se suma a un informe emitido por un psicólogo forense que estima que la mujer “no miente” y “dice la verdad” en relación a los hechos denunciados.