La interminable suciedad en Sevilla

Las imágenes que ofrecemos son un testimonio que puede recogerse a diario por cualquiera que se lo proponga, porque todo salta a la vista, no hay que forzar a la realidad, no hay truco: por desgracia está ahí, en pleno centro de Sevilla. Pero la suciedad se esparce por los suelos y de tirarla se encargan ya hasta los guarros turistas de un turismo chabacano y mochilero.

Plaza de La Alfalfa

 

Una Sevilla con inercia a la grandilocuencia y a las grandes fantasías políticas alejadas de gestionar con los pies en el suelo, por cierto bien sucio en todas las calles. Según los sevillanos han perdido el norte de una gestión que aterrice en los verdaderos problemas cotidianos, pues están haciendo de la ciudad un lugar imposible para residir.

La capital andaluza se encuentra en la actualidad bajo mínimos de limpieza y salubridad, teniéndose que haber dejado al criterio de terceros la prueba de fórmulas que buscan acabar con los déficits de eficacia de Lipasam.

El alcalde se diría que está fascinado por una Sevilla colosal, pero en el aire de los meros proyectos y las imaginaciones, alejado de lo que hace viable la vida de todos los días, de miles de personas que trabajan, que se desplazan, que pagan sus impuestos, que necesitan viviendas, alumbrados, reparación urgente de pasos de cebra gastados y apenas visibles, seguridad, policía, etc.

Hoy por hoy, Sevilla es la postal interminable de la cochambre.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *