La hermandad de la Macarena desmiente la “inminente” exhumación de los restos de Queipo

El hermano mayor José Antonio Fernández desmiente las informaciones que apuntan a una decisión adoptada y un plan de traslado. ” La decisión se adoptará en su momento, conforme a la ley y respetando a la familia”, afirma. Colectivos republicanos dan de plazo hasta mañana, 18 de julio

Mientras Francisco Franco sigue siendo noticia en los medios de comunicación y objeto de debate político este mismo martes en el Congreso de los Diputados, como si el tiempo se hubiera detenido en los años 70 del siglo pasado, en Sevilla también se debate sobre el franquismo y sobre uno de los generales más destacados del antiguo régimen: Gonzalo Queipo de Llano.

Partidos, sindicatos y colectivos de izquierdas, junto al pleno del Ayuntamiento de Sevilla, llevan años reclamando que los restos del general sean exhumados de su actual ubicación en la basílica de la Macarena, y este martes, el diario El País publica que la hermandad ha tomado una decisión para trasladar los restos de Queipo a un columbario común en el mismo templo, noticia desmentida por el hermano mayor José Antonio Fernández quien, en declaraciones a Sevillainfo,  asegura desconocer las fuentes de la noticia. ” No hay decisión alguna tomada al respecto y cuando la haya será en el sentido de cumplir la ley y sin herir sensibilidades familiares”, ha manifestado.

El revuelo interno en la hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza Macarena es notable y son más las voces en contra que las abiertamente a favor de una decisión que está aún por adoptar pero que es de un innegable carácter político. La corporación siempre ha defendido que el lugar de privilegio donde recibió sepultura el cadáver de Queipo, fallecido el 9 de marzo de 1.951 se le concedió por su condición de hermano mayor honorario, no por militar ni por haber pertenecido al bando ganador de la Guerra Civil española. Junto a la tumba de Queipo, fundador de la basílica, se encuentra la de la que fuera su esposa Genoveva Martí Tovar, fallecida el 24 de noviembre de 1967 y de cuyo hipotético trasladado nunca se ha hablado.

Esta próxima noche, colectivos republicanos se concentrarán a las puertas de la basílica para reclamar, en víspera del 82 aniversario del Alzamiento, que los restos del general sean exhumados definitivamente de su emplazamiento actual. Los republicanos han dado de plazo a la hermandad hasta este miércoles por la mañana para que adopte una decisión afirmativa a la exigencia pues, de lo contrario, anuncian el inicio de acciones legales para obligar a la corporación, al arzobispado de Sevilla y a la Junta de Andalucía a cumplir con la ley de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *