La Fundación Savia quiere que la Policía Local vaya en bicicleta

Hay donde escoger absurdos diarios de un tiempo que llega a no caber ya en la cabeza. Ahora va la Fundación Savia y le pide al alcalde de Sevilla que la Policía Local vaya en bicicleta. La Fundación Savia  -ya que la inmensa mayoría no sabe lo que es-  se dedica a poner de manifiesto y dar valor al mundo rural, así que da impresión de que está confundiendo a una ciudad con el campo.

 La Fundación Savia la preside Francisco Casero, que tampoco sabe casi nadie quién es, pero se le cuenta como a un histórico (ahora que a tantas cosas y a tantos se les llaman históricos) de los que fundó el Sindicato de Obreros del Campo.

Al hombre se le ha ocurrido enviarle una carta a Juan Espadas para solicitarle-exigirle que la Policía Local deje sus motos y se monte cuanto antes en bicicleta. Pero que ya, vamos, en unas semanas.

El presidente desconocido, pero sin embargo histórico le dice al alcalde que es una pieza esencial de Sevilla que la Policía Local circule en bicicleta por las calles peatonales. ¡Una pieza esencial de Sevilla! O sea, una auténtica e imprescindible definición de la ciudad, uno de sus rasgos de identidad de toda la vida. Dice Casero el histórico que nos falta esa pieza esencial. De modo que cabe deducir que sin policías en bici, Sevilla no es Sevilla.

No son pocos los ciudadanos que ya han empezado a manifestarse en las redes con cierta hilaridad por la petición al alcalde, que lo mismo congenia y encaja en el momento oportuno con alguien como Juan Espadas, uno de esos mimetismos del PSOE que miente y fantaseaun alcalde que restringe a marchas forzadas la circulación de vehículos, pero que por lo visto no piensa en dejar de cobrar ni bajar el impuesto municipal de una circulación que él prohíbe y criminaliza. Restricciones para trincar está claro que ni una. Casero le ha expuesto en su misiva urgente, para que Sevilla tenga lo esencial con extraordinaria y urgente necesidad (como los decretos), que montar a la Policía en bici significaría “un elemento que haría al cuerpo de seguridad más amable, más acorde con el espacio donde desarrollan su actividad y se estaría además enviando un importante mensaje de actitud ejemplar por parte del Ayuntamiento. Le solicitamos estudie la propuesta, esperamos que pueda ser una realidad en breve. Estamos a su disposición para ayudar en lo que esté en nuestra mano”.

Muchos dudan primero que Casero y su Fundación tengan la capacidad de ayudar a Sevilla. Segundo, dudan también de que la Policía Local se convierta en más amable de lo que ya lo es (bastante para la ciudadanía, absolutamente servicial)  por el hecho de dejar sus motos. ¿Tienen algo las motos que resten amabilidad al que las monta? ¿No ha pensado Casero que la Policía Local montada en bici es menos eficaz para cumplir sus misiones velando por la seguridad de la gente? ¿No se le ha pasado por su afán de ayudar a Sevilla que no se persigue igual a un delincuente valiéndose de una bici en vez de una moto? ¿Quiere policías locales o corredores del tour?

Dice que esto ya fue una idea del alcalde Monteseirín. ¿Se puede recurrir a un ejemplo peor que el de Monteseirín como alcalde de Sevilla?

Aún no sabemos lo que estará pensando de la propuesta precisamente la Policía Local. Será curioso e interesante que pronto también, cuanto antes y con extraordinaria y urgente necesidad  -ahora que la ciudad no tiene otros problemas inmediatos que resolver-, sepamos la opinión de quienes velan por todos en las calles. Ya veremos cómo se toman lo de pedalear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *