La Flor de Toranzo volverá a abrir el 1 de septiembre, recuperando un lugar emblemático de la hostelería en Sevilla 

La ciudad sentirá una de las escasas alegrías posibles en medio del azote de la pandemia. Se sabe por Sevillainfo que La Flor de Toranzo se reapertura el próximo 1 de septiembre. La buena noticia tiene un enorme valor de indicio sobre un regreso a la normalidad que, aunque muy poco a poco, va recobrando Sevilla. En el caso de este famoso establecimiento hostelero, de nuevo la empresa privada tiene más fuerza y mérito que el débil desatino de los políticos, los que no paran de perjudicar la economía y subsistencia de tantos comercios obligándoles al cumplimiento de alocadas e improvisadas normas de seguridad, muy discutibles por cierto. 

La Flor de Toranzo reabre sus puertas el próximo 1 de septiembre. La hostelería sevillana está de enhorabuena. Y también el escaso turismo que reanima las posibilidades económicas de los locales del centro. Ahora volverá a tener la oportunidad de acudir y disfrutar de las viandas y el tapeo de uno de los lugares más imprescindibles que visitar en Sevilla.

Para los sevillanos es un clásico al que muchos conocen por el nombre de Trifón (un derivado de Triunfo, el montañés que fue su primer propietario), un auténtico apodo, a manera de apellido popularísimo, heredado por Rogelio Gómez Gómez, todo un personaje de Sevilla, condecorado por el Gobierno de España con la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y la Medalla de Sevilla. Trifón es para los extranjeros el lugar que vienen buscando tras haberlo visto recomendado por las mejores guías para comer y tapear en Sevilla. En muchos casos, los turistas preguntan por Trifón después de haber escuchado contar al periodista Carlos Herrera, dirigiéndose a su millonaria audiencia radiofónica en toda España, las excelencias de la casa, especialmente una delicatessen estrella: las anchoas del Cantábrico con leche condensada, una reunión gastronómica chocante por principio al imaginar lo salado mezclado con lo dulce, pero sorprendente y repetible en cuanto se prueba.

La Flor de Toranzo garantiza ya en su selecta clientela, de paladares muy exigentes, que cuanto allí se sirve es de primerísima calidad, en manjares y en vinos. Resulta bastante natural coincidir allí con políticos relevantes, desde el alcalde de Sevillla hasta el presidente de la Junta de Andalucía, además de consejeros o ministros. Pero también con artistas famosos, ya familiares para los clientes de Trifón, como Bertín Osborne o Los del Río, además de personalidades de la cultura internacional que, tan pronto recalan por Sevilla, ya están acudiendo a La Flor de Toranzo, como sucede con el escritor y psiquiatra Luis Rojas-Marcos, residente de renombre en New York. Una de las visitas que más se recuerdan son las que hizo la madre del Rey Don Juan Carlos I, Doña María de las Mercedes, para quien acudir a Trifón era como un sinónimo de disfrutar de la capital andaluza, a la que tanto quiso durante toda su vida.

La reapertura por tanto de un establecimiento hostelero de tan alto significado social para Sevilla es en gran medida una de las señales más óptimas y destacadas de la rehabilitación económica de la ciudad.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

2 Comments

  1. José Luis Flores dice:

    El verdadero nombre del fundador de la empresa y de la dinastía era TRIFÓN, siendo Triunfo la derivación popular del nombre, no al contrario como erróneamente se cita en el en texto. Habrá que documentarse mejor para la próxima.
    Y para que conste, conocí a Trifón el año 1967, cuando empecé a trabajar en la calle Jimios. Entonces estaban Rogelio y Fernando junto al patriarca.

  2. Pepe Fuertes dice:

    Empezando por agradecerle su interés por la publicación de esta noticia que firmo, e incluso su bonita pasión por las historias íntimas de Sevilla, también siento contradecirle en la aclaración sobre el origen del nombre Trifón, porque mi información es la que siempre me ha dado su hijo, mi gran amigo Rogelio Gómez Gómez. Además, el cronista de Sevilla, don Antonio Burgos, aclaró esta cuestión hace muchos años en su recuadro: El texto autobiográfico de nuestro personaje tiene, como tantas cosas de la ciudad, carácter de bodas de oro. Porque también Trifón llegó a Sevilla en 1929, el año de la Exposición. “Tenía entonces -nos dice- doce años de edad; vine colocado a la tienda “El Reloj”, entonces propiedad de don Fernando Ortiz Pérez (q.e.p.d.); desde entonces empecé como dependiente”. Trifón en realidad no se llama así, sino Triunfo Venancio Gómez Ortiz, nacido el 1 de abril de 1917 “en el Valle de Toranzo”, en un pueblecito que se llama San Martín de Toranzo (Santander)”. Pero esta historia de “Trifón” tiene un curioso origen, que este querido montañés narra con singular gracia: “Al incorporarme (al cuartel) para ir al frente me tocó un sargento que por lo visto sabía de santos más que yo, y al preguntarme: ¿Su nombre? Le respondí: Triunfo Gómez Ortiz. Se me quedó mirando con cara de pocos amigos y me dijo: ¿Qué nombre es ese? Eso ni es nombre ni es ná. Y repetía “Triunfo, Triunfo…Será Trifón”. Y desde entonces este buen señor me bautizó de nuevo: Trifón Gómez Ortiz, y con este nombre soy conocido comercialmente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *