El juicio contra los cinco sevillanos acusados de la supuesta violación de una joven madrileña de 18 años la madrugada del 7 de julio de 2016 en Pamplona comienza este lunes, a puerta cerrada, en el Palacio de Justicia de la capital navarra.

Los jóvenes, entre los que se encuentran un militar de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y un agente de la Guardia Civil, se enfrentan a penas de 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno de ellos que solicita la Fiscalía por tres delitos, uno continuado de agresión sexual, otro contra la intimidad y un supuesto delito de robo con intimidación. También pide 100.000 euros de indemnización por el daño moral ocasionado a la víctima. Igualmente reclama que una indemnización al Servicio Navarro de Salud por 1.531,37 euros.

El juicio se desarrollará a lo largo de diez sesiones de mañana. En la primera sesión se tratarán las cuestiones previas y se producirá el interrogatorio de los acusados acerca de si reconocen o no todos o parte de los hechos. El día siguiente tendrán lugar las declaraciones de la denunciante y dos testigos, mientras que el miércoles 15 de noviembre, durante la tercera sesión, se producirán las declaraciones de cuatro agentes de la Policía Municipal de Pamplona y de tres agentes de la Policía Foral.


En la cuarta sesión del juicio, darán su declaración ocho agentes de la Policía Municipal de Pamplona y tres testigos. Igualmente sucederá en la siguiente jornada, cuando declararán cuatro agentes de la Policía Foral, cuatro testigos y un policía municipal de Pamplona.

En las siguientes dos sesiones, las correspondientes a los días 20 y 21 de noviembre, se mostraran las pruebas periciales. Por su parte, en la sesión del 22 de noviembre se realizará el interrogatorio a los cinco acusados. Por último, en las dos últimas sesiones declararán los testigos propuestos por las defensas, se presentarán los informes finales y se dará el derecho a la última palabra.