Juan Espadas devora a Susana Díaz y Sánchez respira con alivio en Ferraz
Será el candidato del PSOE para disputarle la Junta a Moreno Bonilla

“Tu problema, Pedro, eres tú”, le espetó con ocasión de unas primarias Susana Díaz a Pedro Sánchez, quien unas horas más tardes revalidaría contra todo pronóstico la Secretaría General del partido de la que había sido expulsado tras ser pillado in fraganti haciendo trampas con los avales detrás de una cortina. Y tal vez llevaba razón entonces Susana Díaz, pero quizá no había calculado que Pedro era el problema de sí mismo, que luego se convirtió en el problema de España y de los españoles y ahora lo es también el suyo después de que el oficialista Juan Espadas, actual alcalde de Sevilla, haya arrollado a la todavía lideresa regional en el proceso de elección del futuro candidato para disputar las elecciones a la Junta de Andalucía.

Los partidarios de Susana rondarán el 40% de los votos de la militancia y alrededor de un 55% se ha decantado por sustituirla como cabeza de cartel electoral justo cuando las encuestas reflejan que con ella de candidata el PSOE no tendría posibilidad alguna de alcanzar los despachos de San Telmo.

Todos los esfuerzos de los últimos meses por parte de Susana Díaz, que se ha recorrido decenas de pueblos de la comunidad en busca de asegurarse el apoyo de los suyos, han resultado baldíos porque a la hora de las votaciones, la militancia la ha sumido en una nueva derrota interna, lo que le asegura a Pedro Sánchez un mayor control sobre el partido en Andalucía antes de llegar al Congreso Federal, previsto para octubre en Valencia.

Susana Díaz, de quien nuestro gran analista político y colaborador José María Arenzana ya escribió que “estaba en condiciones de que Sánchez le arrojase cualquier día las llaves del Falcon para que se lo aparcase”, sólo encontrará refugio a partir de ahora en encastillarse mientras pueda en la Secretaría Regional con los miembros de su ejecutiva, en la que también hay ya algunas voces disidentes en representación del sector sanchista, que a la postre ha resultado ganador.

Su papel al frente del Grupo Parlamentario también le otorga alguna pírrica ventaja, pues el candidato ahora elegido no es diputado en el Parlamento andaluz y tendrá que compaginar la doble misión de su candidatura y de la Alcaldía más importante de las que el PSOE controla en España en estos momentos, mientras que Susana Díaz, que no quiso desmarcarse en este proceso de primarias de la posición del Gobierno en relación con los indultos, dispondrá de los utensilios orgánicos para maniobrar en la sombra hasta donde le alcance la energía, pero sabedora de que también podrá ser laminada por el sanchismo de esa posición.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *