La cervecera, que cuenta con más de 45 variedades en el mercado con marcas como Cruzcampo apuesta por el mercado nacional, donde lleva invertido más 335 millones de euros entre 2013 y 2017

Heineken España encadena su cuarto año consecutivo de crecimiento tras elevar un 2,9% sus ventas en 2017, hasta alcanzar los 1.142 millones de euros, incluyendo su unidad de negocio dedicada a la distribución. Durante el ejercicio 2017, las fábricas de Sevilla, Madrid, Valencia y Jaén produjeron 10,6 millones de hectolitros en total, a cuya modernización se ha dedicado este ejercicio 61 millones de euros. Esta inversión se ha destinado principalmente a la modernización de sus fábricas, al desarrollo de innovaciones y a la mejora de procesos que estrechan la relación de la cervecera con sus empleados, clientes y consumidores, según ha informado la cervecera.

La cervecera se consolida como generador de empleo, ya que durante el pasado ejercicio incorporó a 116 trabajadores, siendo el 82% de ellos jóvenes menores de 30 años, para contar con una plantilla de 2.528 empleados que están ubicados en las cuatro fábricas, en las dos sedes corporativas, 17 delegaciones comerciales, y en las tres escuelas de hostelería y la Fundación Cruzcampo.

La cervecera ha consolidado su estrategia de sostenibilidad, alcanzando tres años antes de lo previsto la reducción del 40% de la huella de carbono que se había marcado como objetivo en la elaboración de sus cervezas y ha mantenido el consumo hídrico de sus fábricas en 3,5 hectolitros, consiguiendo una disminución del 28,5% desde 2008.


Además, elevó en un 2,4%, hasta los 4,2 millones de euros, su inversión en programas sociales para el desarrollo de las comunidades, incluyendo la labor desarrollada por la Fundación Cruzcampo, que trabaja para fomentar la profesionalización de la hostelería, el talento joven y la cultura en Andalucía.