Las cosas parecen estar cambiando desde que el pasado viernes el Senado aprobara la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña y el gobierno pusiera en marcha las medidas pocas horas después. Lo están notando, entre otros, los agentes de la Guardia Civil de Sevilla desplazados a Cataluña, alojados en el camping L´Escala, en Gerona, tras ser desalojados de un hotel en Calella.

El casi centenar de guardias civiles sevillanos, pertenecientes al GRS con base en la comandancia de Montequinto, han sufrido todo tipo de actitudes de rechazo desde su llegada a tierras catalanas, entre ellas, el acoso al que se vieron sometidos por parte de grupos independentistas a su llegada al camping gerundense. Sin embargo, la situación ha cambiado de manera notable para los agentes que perciben esos cambios en la población.

En las últimas horas, los guardias civiles sevillanos han recibido una carta firmada por una vecina de la localidad en que la que agradece la labor que desempeñan los agentes y pide perdón “por la actitud de sus paisanos”. En la misiva, muy valorada por los agentes, la vecina, “como catalana y española que soy quisiera pedirles disculpas por el mal hacer y la actitud de mis paisanos hacia ustedes. Nada ni nadie puede justificar el trato tan humillante que han padecido desde que han pisado mi tierra. ¡¡ Lo siento muchísimo!!”


Carta manuscrita dirigida a los agentes.

Carta manuscrita dirigida a los agentes.

En la misiva remitida a los guardias civiles, en la que la ciudadana se identifica con su DNI, se refleja la situación “real” de la sociedad catalana en la que no todos rechazan la presencia de Policía y Guardia Civil: “hay muchos, muchísimos que les queremos, amamos nuestro país y anhelamos que el gobierno sepa y tenga el valor de poner a todos en su lugar y defender a España, porque para mí España somos cada uno de nosotros, llevamos un pedacito de ella en cada uno de nuestros corazones”.

“Espero que ustedes puedan regresar con su familias pronto y para que todo vuelva a la normalidad” señala la vecina de L´Escala. “Espero que en algún momento se les agradezca, como se merecen, el sacrificio que han hecho y hacen cada día para el bien a los demás. Gracias por estar en las carreteras en el mar, en las montañas, en los bosques, en tantas y tantas circunstancias cuidando de los ciudadanos”, concluye la ciudadana.