La Fiscalía de Sevilla ha solicitado a la juez de Instrucción número 13 el archivo de la causa abierta para investigar el accidente del  A400M que se saldó con cuatro de sus ocupantes fallecidos.

El ministerio público considera que no existen indicios para continuar la acción penal al entender que ” aunque hubo errores en la actuación de la tripulación, lo cierto es que actuaron de manera lógica ante los diferentes avisos recibidos, las limitaciones impuestas por la torre de control, y la falta de formación en reacción conjunta ante las emergencias existentes”, a todo lo cual “se unió la colisión con la torreta de alta tensión”.

La Fiscalía asevera que “el fallo simultáneo de tres motores es tan inusual, tan poco probable y de efectos tan críticos, que resultaba muy complejo poder procesar toda la información disponible en cabina para tomar decisiones adecuadas en un tiempo tan reducido, con las limitaciones además impuestas por la torre de control, y la falta de formación en reacción conjunta ante las emergencias existentes”. Finalmente, y según el Ministerio Fiscal “el comportamiento en tierra de los tres motores afectados fue normal, lo que permitió emprender el vuelo de prueba”.