El dispositivo especial contra la botellona, el consumo de alcohol en la calle y las irregularidades en los bares de copas ha resultado todo un éxito, al punto de producirse imágenes no vistas desde hace años como los bares de copas del Paseo de Colón, cerrados y cal y canto por orden del Ayuntamiento de Sevilla.


La Policía Local ha conseguido disolver durante la pasada madrugada las habituales concentraciones de personas que consumen alcohol en la calle, evitando las botellonas, entre ellas las que más molestias causaban a los sevillanos, como la de Viapol, que la madrugada de este sábado ha permanecido en la más absoluta tranquilidad para satisfacción de los residentes y vecinos de la zona.

La Policía Local ha evitado la botellona en Viapol.

La Policía Local ha evitado la botellona en Viapol.

La misma imagen de absoluta tranquilidad se ha podido apreciar en la zona más conflictiva del Paseo de Colón que esta madrugada presentaba un aspecto inédito, con los bares precintados por la Policía Local por numerosas y reiteradas irregularidades y sin rastro de las aglomeraciones de personas que, bebiendo en la calle, ocupaban espacios públicos desde primeras horas de la tarde y hasta bien entrada la madrugada.

Con el éxito de este dispositivo especial, el alcalde Juan Espadas es el primer dirigente municipal que consigue embridar el fenómeno de la botellona y el consumo de alcohol en la calle, muy dificil de controlar por su carácter social y por estar sujeto a normas no escritas y por modas. Este fin de semana, por fin, miles de vecinos de la ciudad han conseguido conciliar el sueño y se han evitado problemas de seguridad en el Paseo de Colón.