España en estado de frivolidad socialista

Hay que decirlo rápido, en corto y por derecho, porque no hacen falta demasiados renglones para esto: y es que apenas los españoles han empezado a cumplir los 15 días (máximos posibles en principio) de su confinamiento, sacrificados ejemplarmente por el Gobierno que les decretó el pasado sábado  -hace dos días, vamos-  el estado de alarma, llega hoy por la mañana el ministro Ábalos y se desayuna en RNE con la declaración de que se va a prorrogar el plazo de las dos semanas en las que se obliga a los ciudadanos a permanecer en sus casas. Se sabría asumir, por supuesto, la responsabilidad de aceptar esa ampliación si fuere necesaria e imprescindible para combatir todos juntos la pandemia mundial a escala nacional. Pero es  sorprendente y causa estupor que, mientras tanto, y en el curso de otra entrevista en RTVE, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, manifiesta que respecto de lo dicho por el ministro, ella prefiere ser más prudente y no hacer hipótesis.

Resulta de una frivolidad que espanta el hecho de que los españoles sean atacados y debilitados en la moral, fuerzas, ánimo y energías que necesitan estos quince días, precisamente por un Gobierno que se pone a la altura de los bulos, los rumores y la confusión. Un Gobierno que, en su composición socialista, vuelve a revelar  -por más que pretenda disimularlo-  que está dividido justo cuando más se impone, como una exigencia urgentísima y férrea, que la unión haga la fuerza.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *