Espadas apoya la implantación de una tasa turística que recaudaría ocho millones de euros

El alcalde apoya la idea planteada este jueves en un debate por CC.OO. mientras el PP se opone, Cs ve “con receptividad” la medida pero la ciñe a condiciones, Participa reclama directamente su aplicación e IU pide que tenga carácter “progresivo”

Durante la inauguración de la jornada, el secretario general de CCOO de Sevilla, Alfonso Vidán, defendía que para la ciudad hispalense resulta “imprescindible” crear alguna figura impositiva que repercuta directamente en los turistas. Y es que el “crecimiento exponencial” del turismo, que en los últimos nueve años ha experimentado un crecimiento del “53 por ciento” en las pernoctaciones con un alza del 32 por ciento en la rentabilidad hotelera, apenas se ha traducido en un 12 por ciento de empleo más en el sector y en unas “condiciones” de cuya calidad ha dudado.

Todo ello, además, con los consecuentes efectos “negativos” del “turismo de alta intensidad”, pues no pocas zonas históricas de Sevilla estarían experimentando el desplazamiento de su población natural al ser destinadas muchas viviendas a fines turísticos, extremo a su vez asociado a un repunte en los precios de los alquileres.

Por eso Vidán ha manifestado que es necesaria “una reflexión” que derive en la implantación de una figura impositiva directa en los propios turistas, al objeto de las arcas públicas y no sólo las privadas se beneficien del “fenómeno de masas” del turismo y la ciudad obtenga recursos para “compensar” el impacto del turismo en los servicios públicos o mejorar su patrimonio histórico, entre otros aspectos. En caso contrario, según ha avisado, “el rechazo social estará garantizado”.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha manifestado que Sevilla registra “cifras récord” en materia de turismo y es una ciudad que está “de moda” en los mercados del sector, compartiendo la idea de que es necesario “compensar” el impacto del turismo en los servicios públicos, a través de una figura impositiva cuya recaudación sea destinada a un “fondo finalista”. Gracias a ello, a su juicio, sería posible sufragar “mejoras en la oferta turística” de la ciudad, sin “distraer” fondos públicos necesarios para otros menesteres, como los servicios sociales o las inversiones en los barrios.

Desde el PP, el concejal Rafael Belmonte ha manifestado que su partido no está a favor de la creación de esta figura inmpositiva, porque puede ser “una carga” para agentes del sector turístico, como es el caso de los hoteleros, pues “el impacto de un solo euro” pesa en “las contrataciones conjuntas o los paquetes vacacionales”. Además, ha recordado que el Ayuntamiento tiene “dinero sin ejecutar del presupuesto” destinado a promoción turística y ya fue incrementado el precio de la entrada del Real Alcázar para sufragar gastos en patrimonio histórico, sin que tal extremo haya sido cumplido.

Javier Millán, portavoz de Ciudadanos, ha explicado de su lado que el marco fiscal español supedita las tasas turísticas a normativas de rango autonómico, precisando que “la tasa va ligada a la prestación de servicios públicos” y es compartida por la comunidad autónoma y el municipio, mientras el impuesto no está conectado con ningún servicio público y su recaudación redunda sólo en la “caja única” municipal. Así, ha expuesto que Ciudadanos ve “en principio con receptividad” la creación de una figura impositiva sobre los turistas, aunque “en consenso” con el sector, y garantizando que la recaudación sea destinada al patrimonio histórico y los servicios públicos, y no a “tapar agujeros de la nefasta gestión municipal”. Por eso, se ha opuesto a que la recaudación derive simplemente en la “caja única del Ayuntamiento”.

En el caso de Participa, Susana Serrano ha recordado que su formación defiende la implantación de esta figura impositiva a los turistas, para que el modelo turístico sea “sostenible”. No obstante, ha lamentado que Espadas apueste ahora por un impuesto en lugar de una tasa, extremo que requeriría modificar la Ley de Haciendas Locales. A su juicio, el alcalde está poniendo “la pelota en el tejado del Gobierno central”, en vez de reclamar a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que elabore una ley autonómica sobre el asunto.

Finalmente, el portavoz municipal de IU, Daniel González Rojas, ha apoyado la creación de esta figura, ciñéndola a un carácter “progresivo” para que “pague más quien más tenga”. “No es lo mismo venir a Sevilla a un hotel de cinco estrellas que a un albergue juvenil”, ha razonado, reclamando además que la recaudación sea destinada no a la promoción turística, sino a “luchar contra la cara B del turismo”, en referencia a la “precariedad laboral” del sector.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *