Escándalo mediático por la actuación de la Policía Municipal de Sevilla con el dueño de una pastelería 
Vídeo. La ciudadanía está indignada con la conducta de los dos agentes 

No ha faltado ningún medio para contar a la ciudadanía lo que le ha ocurrido al propietario de una pastelería de Sevilla con agentes de la Policía Municipal. Ni los periódicos, ni la radio ni la televisión, además de las redes sociales, han querido privarse de mostrar por todas partes y a millones de personas, con el fehaciente testimonio de un vídeo, la secuencia que ha indignado a todo el mundo.

 

 

Dos agentes municipales del Ayuntamiento de Sevilla multaban al dueño de una pastelería sita en la Puerta Osario. Alegaban para hacerlo que ya eran las 18:10 horas de la tarde y el establecimiento estaba abierto cuando habían pasado diez minutos de la hora ordenada para las actividades no esenciales, entre ellas la hostelería.

El propietario no daba crédito a ser multado a pesar de que en su establecimiento ya no había público, recogía en ese momento las mesas, tras atender a una clienta a la que entregaba un pedido de los denominados por Glovo, un servicio intermediario a domicilio.

Los policías municipales del Ayuntamiento de Sevilla insistían en que se había cometido una infracción respecto de lo establecido para el cierre de los comercios, mientras que el propietario defendía su buena fe y que no tenía prohibido servir comida a domicilio, lo cual era cierto a tenor de las normas en vigor de la Junta de Andalucía, que permiten dichas entregas hasta las 00:30 horas.

Pero, según testigos presenciales,  “la ignorancia supina de uno de los policías municipales acerca de las normas que rigen el estado de alarma, le hizo afirmar nada menos que lo siguiente: “Eso está prohibido”.

Ello produjo el detonante de las quejas desesperadas del propietario, asfixiado económicamente por las medidas y restricciones impuestas por una clase política y un Gobierno andaluz (con un presidente del Partido Popular) ineptos por completo para gestionar la crisis sanitaria. No se contuvo para decirles a los policías que “hay que tener poca vergüenza”. Y ante esto, los policías del Ayuntamiento sevillano lo sancionaron también, según ellos, por “falta de respeto y por vociferar a la autoridad”. 

El propietario, considerándose víctima de un total abuso de competencias por falta de los dos agentes, les preguntó: “Usted quién es para decirme que yo no puedo dirigirme a alguien sin faltar el respeto a nadie?” 

La reacción de la ciudadanía sevillana ha sido la de una crítica total a los agentes del Ayuntamiento de Juan Espadas. La opinión pública ha dado la razón al propietario en tanto se está de acuerdo con él en que la actuación desmedida de los policías municipales fue una “falta de tacto”. En las redes pueden leerse cosas como estas: “Son unos déspotas, lo propio de administraciones totalitarias como el Ayuntamiento de Sevilla. ¿Qué se puede esperar de los de abajo si el de arriba, Juan Espadas, es un dictador que se pasa por donde ya sabemos todas la opiniones de los vecinos en todos los barrios?”. “Tenían que cesar inmediatamente de sus cargos a los dos policías”. “Son dos inhumanos que no deberían ser policías. Da risa ahora que Espadas usara el eslogan aquel de “Cerca de ti” para la Policía Local”. 

Los hosteleros están que trinan con la situación, cuya mayor responsabilidad se debe a Juan Manuel Moreno Bonilla, el presidente de la Junta, que para muchos “ha perdido el norte en la gestión de la pandemia, no vale para una situación así, él está muy bien de paseante en Cortes, pero no para afrontar una crisis sanitaria de esta envergadura”. Moreno Bonilla no ha sido capaz ni de cumplir su compromiso de reunirse con los hosteleros y escucharlos antes de tomar medidas. También se oye decir que “el otro, ese que llaman el abuelo de Marisol, es un incompetente que está machacando a la economía andaluza y sevillana”. La ciudadanía no se explica qué hace un médico de pueblo intentando solucionar nada menos que una pandemia. 

A pesar de que desde el Ayuntamiento de Sevilla han salido a defender la actuación de los dos agentes tanto el alcalde Juan Espadas como el delegado Juan Carlos Cabrera (un político nefasto según miles de sevillanos), aclarando que el propietario fue advertido a las 18:00 horas, el video constata para millones de personas que han podido verlo hasta en los informativos de alcance nacional (como el de Antena 3), que “el agente llevó la situación de un hombre que le dijo que había tenido que despedir a cuatro personas, a los extremos de acusarlo, sin ser cierto, que les había faltado el respeto”.  




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *