Entrevista a María José Cantón (AxSí), primera teniente de alcalde de Coria del Río
“Los andaluces no estarán en el lugar que les corresponde hasta que tenga representación un partido andaluz que defienda nuestra tierra”

 

María José Cantón (de Andalucía por Sí, AxSí) es primera teniente de alcalde, delegada de Bienestar Social, Educación, Mayores y Programas Europeos.

– La primera pregunta que le planteo es fundamental para toda persona que se dedica a la actividad política: ¿cómo nació su interés por la política? Y en su caso concreto, ¿por qué se decantó en su día por el PA?

– Antes de ser concejal me dediqué a otros ámbitos diferentes, en concreto, estudié Psicología y he trabajado como técnico de Formación y dirección de proyectos en muchas empresas del sector, un afán profesional que me ha gustado muchísimo y me ha enriquecido profesionalmente mucho.

En mi caso concreto, mi inclusión en la política fue propuesta directamente por Modesto (González), recibiendo en 2011 una propuesta para acompañarle en las listas. En aquel momento, yo trabajaba en Arahal, en la fundación para el desarrollo agroalimentario, era madre y mi hijo era muy pequeño, a lo que se suma que me daba mucho respeto, porque nunca antes había pertenecido a ningún movimiento.

En 2011, pese a agradecer el ofrecimiento, dije que no, y en 2015 dije lo mismo, alegando mi falta de experiencia, pero Modesto me dijo que tenía un bagaje profesional. Le pedí que me pusiera por debajo de la lista, y me puso como número ocho, pero aquel año sacamos mayoría absoluta y entré dentro del gobierno.

Empecé como concejal en el gobierno de mi pueblo y para mí era una gran satisfacción y honor, era como un tributo a mi padre.  Sé que él sentiría una gran satisfacción. Me decía que tenía que ir con la cabeza bien alta, y en un ejercicio de responsabilidad ética y profesional, trabajo por y para mi pueblo, que es para mí un orgullo inmenso por el que no me arrepiento de haber dado el paso, pues creo en el proyecto de Modesto González y he aprendido mucho al lado de él. Es un gran político y un trabajador nato, y es el origen y mi motivación tras nueve años en la actividad política.

– Una pregunta que tiendo a plantear a los representantes de terceros partidos en un país en el que hemos tenido bipartidismo en el gobierno es la siguiente: ¿quién considera que ha sido el mejor presidente del gobierno y de la Junta de Andalucía?

– Es una cuestión de difícil respuesta, y no se puede responder de forma muy concreta, porque los dirigentes están condicionados por el momento histórico, de modo que, la valoración que se haga depende también de las circunstancias históricas, Por tanto, en base a su posición histórica, Felipe González tuvo unos inicios esperanzadores, aunque no se cumplieron las expectativas de Andalucía, en comparación con otros territorios de España. Por este motivo, no puedo respo der cuál ha sido el mejor, ya que ninguno ha defendido ni ha cumplido con Andalucía.

Me considero una persona más de izquierdas, y la derecha la miro con otra perspectiva. Añado también que hasta que no haya un representante del gobierno que sea andaluz y en los estamentos autonómicos y estatales no haya representantes andalucistas, no cambiará la situación de Andalucía.

Hay 350 diputados en el gobierno y 61 de ellos le corresponden a Andalucía, pero los andaluces no estarán en el lugar que les corresponde hasta que tenga representación un partido andaluz que defienda a nuestra tierra.

– ¿Quiénes son sus referentes políticos? ¿Hay políticos de otros partidos que admire?

– A quien admiro a día de hoy y es mi referente es a Modesto (González), porque lo veo trabajar diariamente, la pasión con la que lucha por Andalucía, con conciencia y sentimiento verdadero. No me veo representada en otros políticos, aunque en su momento también me gustaba la oratoria de Anguita.

Creo que las personas más humanistas hacen falta en política y no perder la conciencia de las necesidades del pueblo.

– Una pregunta recurrente por mi parte entre los representantes del andalucismo político es la siguiente: ¿se puede ser andalucista y de derechas?

– La diversidad es tan amplia que es posible. Si te inclinas por la filosofía de Blas Infante (aunque se le ha querido tildar de derechas), era más de izquierdas porque él buscaba el bien de todos, y siendo fidedignos a los Estatutos que dejó el propio Blas Infante, considero que fue una persona de izquierdas.

– Otra pregunta habitual por mi parte entre los representes de AxSí y el antiguo PA (muchos de los cuales son compañeros de gobierno suyos), habida cuenta de que se tiende a definir como andalucista a todo aquel que tiene a Andalucía como horizonte político, esta definición engloba a quienes se sienten tan andaluces como españoles, más andaluces que españoles y sólo andaluces. ¿Cómo se siente usted?

– Me siento andaluza y estoy orgullosa de mi tierra, aunque también española. Algunos se empeñan en la diferencia, en tacharnos de cosas que no somos ni pretendemos ser, pero no creo que deban ser sentimientos diferentes.

Quiero que Andalucía esté donde debe estar, al mismo nivel que otras comunidades autónomas, y para ello, debemos exigir para Andalucía y los andaluces aquello que nos merecemos.

– ¿De qué logro se siente más orgullosa de su etapa en el seno del gobierno local?

– Mi área es muy directa al trato a las personas de manera muy particular, y mi caldo de cultivo diario son las personas que tienen necesidades y urgencias, aunque a veces los recursos de la Administración puedan ser sota, caballo y rey.

Mi mayor satisfacción es ayudar a la gente y no estamos para que nos agradezcan nada. Por esa vertiente humana que consiste en empatizar, los compañeros me dicen que me creo que estoy en una consulta de psicología. Me encanta tratar con los mayores y los niños, porque la educación es clave para el futuro y necesitan el mejor entorno posible.

Lo que más satisfacción me da es la interacción humana, y en muchos casos me gustaría interactuar más porque me gusta ver el brillo en los ojos de las personas a las que he podido aportarle un bienestar.

– De las diferentes delegaciones que dirige, ¿cuál diría que reviste una mayor complejidad?

– Cada una tiene sus complejidades, y en este nuevo mandato llevo, además, Fondos Europeos, que es una delegación complicada por los procedimientos y los plazos, etc. Son convocatorias y procedimientos muy novedosos y a la vez, ambiciosos porque suponen ejecución de proyectos muy interesantes y de financiación importante.

Son procedimientos que vienen establecidos en ocasiones de manera compleja y ambigua por parte de Europa e incluso, con el desarrollo de los mismos, las instrucciones van cambiando, de manera que en ocasiones estamos inmersos en un constante proceso de abordamiento, aprendizaje y adaptación, con el fin de cumplir las exigencias de la Unión Europea.

– Para concluir, le planteo dos preguntas personales. La primera, más profunda y la segunda, mucho más trivial. Con respecto a la primera, dado que la religión es algo muy importante para mí, quería preguntarle: ¿Es usted creyente? ¿qué papel ocupa la religión en su vida?

– Soy creyente, aunque no muy practicante. Me reconforto en mis propios pensamientos y creencias, aunque valoro más la buena condición humana. Pretendo ser una buena persona y me nutro de la figura de Jesús, que me hace ser buena persona.

No tengo necesidad de participar más activamente en la Iglesia, aunque pertenezco a la Hermandad del Rocío. En 2019 fue mi último Camino, y tras la pandemia, mi familia retomó el Camino, aunque para mí ha sido muy difícil y no he podido acudir, pero me lo estoy replanteando este año porque vuelvo a sentir la llamada.

– Por último, aunque soy sevillista, me consta que usted es bética y quería preguntarle sobre una cuestión controvertida que divide a la afición bética. Es en torno a Lopera, que es, muy posiblemente, el presidente más divisivo de la historia del club, con partidarios como detractores acérrimos. ¿Es usted loperista o anti-loperista?

– No soy muy futbolera, soy más aficionada a los toros. Me siento bética, y los colores verdiblancos son los míos, aunque no sigo el fútbol porque hay cosas que captan mi interés más que el fútbol, lo que hace que no pueda responder con cierta coherencia, aunque sí puedo decir que los presidentes de los equipos de fútbol (al igual que los presidentes del gobierno), hay que analizarlos conforme a las circunstancias.




 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *