En la “Sevilla Segura” de Juan Espadas el concierto de la víspera del Corpus se celebra hoy a puerta cerrada y con límite de aforo, sólo 60 personas

Esto va de sorna, no queda otro remedio, los políticos no dan la alternativa de la seriedad. No se entiende que después de que Juan Espadas haya conseguido para la ciudad el sello “Sevilla Segura”,el tradicional concierto de la víspera del Corpus, celebrado todos los años al aire libre en la Plaza de San Francisco y sin límite alguno de espectadores, vaya a celebrarse hoy ante el IES Ciudad Jardín, a puerta cerrada y con un aforo máximo de 60 personas, que previamente habrán tenido que reservar sus entradas.

Resulta incomprensible que esto ocurra tras la declaración internacional de Sevilla como ciudad segura. Es obvio que lo contamos con toda ironía, como una muestra más de las quejas que expresamos a diario contra un poder político impresentable, al que ahora le ha dado, tanto a nivel municipal como en la comunidad autónoma, por llamarle a las cosas como no se pueden llamar aún dentro de un decreto gubernamental que contempla las posibilidades de lo que se denomina la “nueva normalidad”.

La idea de una “Sevilla Segura” quiebra ante las exigencias propias de prevención de un rebrote de la pandemia del coronavirus: uso obligatorio de mascarillas cuando sea imposible mantener entre personas una distancia de seguridad de metro y medio, limitación de los aforos públicos (teatros, plazas de toros, comercios, veladores, etc).

Como era de esperar, y fiel a sus estilo en declaraciones desconcertantes y vacías, el delegado de Gobernación y Fiestas MayoresJuan Carlos Cabrera, no podía quedarse atrás cuando llega la hora de los despropósitos del Ayuntamiento sevillano, declarando “se trata de una gran oportunidad para volver a disfrutar de la calidad de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla que, a pesar de haber sido obligada a suspender su actividad, ha desplegado una importante actividad en redes sociales y en su canal de Youtube, donde ha ofrecido una variada programación virtual durante este tiempo”. Cabe preguntarse en una “Sevilla Segura”  -¿tendrá que ver algo el nombre con el recuerdo de aquel cardenal de otros tiempos, será un homenaje póstumo?-, cabe preguntarse cómo se le puede llamar “una gran oportunidad” a un acto que sólo podrán presenciar 60 personas en una capital cuyo censo ronda las 700.000.

Los ciudadanos empiezan ya a cuestionarse por qué si Sevilla ha quedado declarada como ciudad segura, pueden poner multas de hasta 100 euros si no se lleva puesta las mascarilla en los supuestos de uso obligatorio.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *