El tranvía entre San Bernardo y Santa Justa discurrirá por San Francisco Javier y tendrá cuatro paradas

Así lo contempla el plan especial de la plataforma reservada del metro ligero en superficie que será remitido a Urbanismo para su aprobación inicial en Junta de Gobierno Local en marzo

El alcalde, Juan Espadas, ha explicado que tres de las cuatro nuevas paradas del tranvía podrían estar ya en funcionamiento antes de que termine 2020, teniendo en cuenta que las obras y pruebas previas a su puesta en uso durarán unos 18 meses. Éstas serían las de San Francisco Javier, a la altura de la calle Santa Joaquina de Vedruna; en la intersección entre la citada vía y Eduardo Dato, junto al centro comercial Nervión Plaza, y una tercera al lado de El Corte Inglés. La cuarta parada sería la que se colocaría en Santa Justa, en marcha en la segunda fase del proyecto.

Para Espadas se trata de un proyecto “estratégico”, con el que el tranvía prevé alcanzar entre siete u ocho millones de viajeros, duplicando la cifra actual. De hecho, el trayecto elegido finalmente, frente a las otras dos opciones que entraban por Buhaira –una hasta Pablo Picasso y otra hasta Eduardo Dato–, responde a dar servicio a mayores núcleos de población, ya que en la zona viven unas 35.500 personas, así como teniendo en cuenta los espacios comerciales existentes.

Este metro ligero, con una velocidad media de 21,5 kilómetros por hora y que alcanzará los 24 en el túnel, tendrá un trayecto de 2,16 kilómetros hasta Santa Justa que durará cinco minutos y medio, mientras que los 1,4 kilómetros que separan San Bernardo de Nervión se realizarán en poco más de tres minutos y medio. Discurrirá por el centro de la calzada, por lo que el arbolado que actualmente se encuentra en ese espacio será compensado y reforzado en los acerados del trayecto.

Esta alternativa de transporte desde Santa Justa permitirá ahorrar un 25 por ciento los tiempos de traslado a Plaza Nueva, reduce en 1,4 millones de kilómetros los desplazamientos de vehículos privados y producirá que se dejen de emitir 2.400 toneladas de CO2 al año, algo que también irá ligado a la reordenación de Tussam en la zona.

En cuanto a la financiación, el proyecto completo costará unos 49 millones de euros, que serán financiados igual que el tramo de Metrocentro que ya funciona, con un plan de financiación a largo plazo que incluye los ingresos que irá generando.

Espadas explica que el plan especial de Movilidad estará aprobado en septiembre de forma definitiva, tras dos meses de exposición pública y de recogida de todos los informes pertinentes, por lo que las obras desde San Bernardo hasta donde se sitúa El Corte Inglés de Nervión podrán ser licitadas a final de año para que puedan comenzar en verano de 2019.




 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *