Se trata de un directivo, muy vinculado al PSOE, al que permiten, en contra de las propias directrices de la Junta, seguir en su puesto de trabajo después de haber cumplido los 67 años”, edad límite de jubilación para el colectivo de trabajadores del ámbito de la Salud

Según ha informado el Sindicato Médico, la Administración andaluza y “pese a la escasez de médicos en la comunidad, sobre todo en épocas estivales o navideñas, se niega a permitir que profesionales, en perfecto estado de salud, prorroguen su vida laboral hasta los 70 años aún incluso a riesgo de dificultar la asistencia médica adecuada a todas las zonas y en todos los periodos”.


El SMA ha explicado que, sin embargo, “el Servicio Andaluz de Salud ha permitido prorrogar la vida laboral, hasta los 70 años, del gerente del Distrito Norte-Aljarafe de Sevilla, Álvaro Nieto, un cargo intermedio que ocupa desde hace décadas, nombrado a dedo y sin plaza fija”.

Los facultativos han indicado que Nieto es “conocido por los facultativos por su relación con el partido que sustenta el Gobierno andaluz y amigo personal de quienes dirigen el SAS”. No obstante, según añaden, “es persona non grata por parte de los facultativos a los que dirige y a quienes ha incoado numerosos expedientes disciplinarios hasta convertirse en uno de los directivos más inmisericordes”.


El Sindicato Médico ha manifestado que “llevan meses intentado hacer recapacitar al SAS sobre este tema y pidiéndole una solución consensuada”. No obstante, según continúan, “la respuesta del SAS se ha limitado a hacer ímprobos esfuerzos para que este tema no fuera sacado a la luz pública“.

Para el sindicato, “la habitual doble vara de medir con la que los dirigentes suelen gestionar el SAS se hace más que evidente en un caso como éste, ya que pese a ser un puesto, el de gestión, que no requiere un alto grado de especialización especial como en determinadas áreas asistenciales, se le concede un privilegio que no está al alcance de otros, ni siquiera de los mejores especialistas de Andalucía”.

“Cientos de facultativos andaluces, muchos de ellos con un elevadísimo grado de especialización, otros ocupando una importante plaza de carácter asistencial en zonas deprimidas, una parte importante con especialidades en las que no existen candidatos demandantes de empleo, ven como se les deniega la opción de continuar en su puesto hasta los 70 años”, ha recalcado el SMA.

“A ello se suma”, ha añadido el sindicato, que “compañeros que han tenido que sacrificar familia y tiempo libre para conseguir aprobar unas oposiciones que les dieran acceso a una plaza en el SAS se les obliga a jubilarse a los 67 años sin posibilidad de prórroga”.

“Al parecer –han recalcado– los responsables del SAS consideran que es necesario para la sanidad andaluza mantener a este directivo en su puesto más allá de los 67 años, concediéndole un privilegio que no está al alcance de ningún otro trabajador del SAS”.

Por estos motivos, desde el sindicato han considerado este hecho como “una intolerable discriminación, propia de regímenes basados en el amiguismo y alejados de los intereses de los ciudadanos que, aunque pueda estar apoyado en ingeniosos circunloquios legales, es moralmente inadmisible, contraria a toda lógica y constituye otro grave desprecio al colectivo de trabajadores de la Sanidad y especialmente al colectivo facultativo”.

“Aunque estamos cansados de denunciar ante la opinión pública este tipo de prácticas por parte de la Consejería de Salud, estamos ante una de las mayores arbitrariedades cometidas por el SAS durante los últimos tiempos”, han concluido.