El presidente de la Junta apuesta por un verano turístico con las máximas garantías sanitarias

Juanma Moreno ha comparecido hoy, ya en el marco de la perspectiva de la desescalada territorial  -cada vez más cerca en el caso de Andalucía-, para anunciar la voluntad del Gobierno autonómico de abrir la posibilidad de un verano turístico, siempre y cuando se haga con los máximos controles sanitarios. Incluso no ha dejado de plantearse diferencias de actuación y vigilancia dentro de la misma Andalucía según la incidencia de la crisis sanitaria en cada lugar costero. Habrá playas, pero con limitaciones.

 Parece estar ya en la mente de todos un ambiente de “regreso”, facilitado por supuesto por el criterio de las autoridades sanitarias y, desde luego y en el caso de Andalucía, por los últimos datos que va ofreciendo cada veinticuatro horas el ritmo a la baja de la pandemia. En nuestra comunidad autónoma sólo se han registrado cuatro fallecidos de ayer a hoy.

 La sensación general es que todo está haciendo esperar el fin en mayo del confinamiento como la medida más dura, y hasta puesta en tela de juicio constitucional, de cuantas medidas decretó desde un principio el estado de alarma. Muchos juristas relevantes se han mostrado en contra de haber prohibido en un mero estado de alarma  -no de excepción-  la libre circulación de los ciudadanos por las calles. Pero ese es un tema pendiente de deliberar ahora el Tribunal Constitucional, como tantos otros, incluso de índole penal, que el Gobierno va a encontrarse pendientes de enfrentar ante los tribunales de justicia.

El presidente de la Junta se ha movido con límites en una declaración de objetivos optimistas llenos de cautelas, una declaración entre cuánto se puede y cómo se puede pasar el próximo verano, haciendo referencia especial a las playas:

Yo creo que se puede de manera progresiva, y siempre con las máximas garantías sanitarias, que podemos ir abriendo el sector turístico. Evidentemente no vamos a tener un verano como lo hemos tenido el año pasado. Eso tenemos que empezar a asumirlo porque no va a ser posible, pero sí creo que podemos en sectores determinados hacer una apertura con garantías. Si ellos están dispuestos a certificar sus locales con una limpieza, no sólo en desinfección, sino una limpieza microbiológica a través del ozono; si están dispuestos a tomar temperaturas; si están dispuestos a ampliar los espacios entre mesas…”.

Juanma Moreno se ha preguntado retóricamente y de forma muy directa: “¿Vamos a tener playas concurridas? Pues evidentemente no va a ser posible. Los aforos los vamos a tener que reducir. Para ello vamos a tener que poner ciertos perímetros, una serie de metros de distancia”.

Y también ha mencionado la posibilidad de recurrir a las policías locales, convirtiéndolas para circunstancias tan extraordinarias en “una especie de vigilantes de playa que va a haber”.

El presidente ha advertido que serán playas con numerus clausus: “Una vez completo el aforo, ya no puede entrar más gente en las playas”.

En los próximos días cabe esperar que se vaya produciendo la concreción de las medidas para volver a la vida normal  – o lo más normal posible-  por el procedimiento denominado de la desescalada, también por definir casuísticamente, y que el presidente autonómico ha pedido al presidente del Gobierno que se inicie en Andalucía.




 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *