El gobierno andaluz reconoció que los últimos temporales habían provocado serios daños en al menos nueve carreteras de la provincia. El PP denuncia que hasta ahora no se ha hecho nada por solucionar los problemas a pesar del riesgo que supone para la seguridad de los sevillanos

El diputado autonómico del PP Juan Bueno ha destacado que en una reciente comparecencia el consejero de Fomento, Felipe López, confirmó que los temporales de este invierno habían causado daños en nueve vías de comunicación de la provincia: A-92, en distintos puntos de su trazado; A-353, en dirección Carmona; A-363, Pruna; A-361, Morón de la Frontera; A-378, vía que une los municipios de Osuna y Los Corrales; A-380, carretera que comunica Carmona y Marchena; A-406, Villanueva de San Juan; A-407, Fuentes de Andalucía y A-451, en El Saucejo.

De estas nueve carreteras, la Consejería de Fomento sólo está ejecutando obras de reparación en la A-92, en concreto en los tramos a la altura de Arahal, Puebla de Cazalla y Estepa; en las demás vías, algunas de ellas con una intensa circulación, no está haciendo nada poniendo en riesgo con ello a los muchos conductores que cada día transitan por ellas”.

Para el diputado popular “la falta de interés del Gobierno andaluz en paliar esta situación se hace patente. En su momento, los daños causados por el temporal en las carreteras de la provincia de Sevilla se valoraron en unos 1,7 millones de euros, y hasta ahora se ha destinado a ese fin apenas un tercio de esa cantidad, los 497.578 euros que se van a invertir en la reparación de la A-92, una cantidad que se asimila mucho a la que se destina a la conservación de esta vía anualmente”.


Ante estos hechos, desde el PP de Sevilla consideramos que el Gobierno andaluz roza la irresponsabilidad, porque no se puede dejar de reparar unas carreteras por las que diariamente transitan miles de vehículos”.

Exigimos a la Consejería de Fomento que palíe esa situación y que además lo haga de forma urgente, porque, si no se reparan esos daños ahora corremos el riesgo de que el próximo invierno la situación de esas carreteras vaya a peor y con ello el riesgo de accidentes se incremente”.