El PP acusa al alcalde Espadas de esconder el abuso de poder de Cabrera en el caso del restaurante
El escándalo del día de Reyes sigue trayendo cola, además de encontrarse ya en los juzgados por iniciativa de VOX

Para el representante del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, “la actitud bloqueadora del alcalde sólo esconde la confirmación de que existió abuso de poder”. El voto de calidad de Juan Espadas en el empate a diez votos y con el que rechazó la moción presentada para interrogar a Cabrera por los hechos, delata al primer regidor en la voluntad de no esclarecer si la policía municipal acudió inmediatamente al restaurante Princi.Pico por orden de Cabrera para intervenir en un asunto particular, además de escabullirse a la hora de afrontar 18 preguntas del PP.

El escándalo del día de Reyes sigue trayendo cola, además de encontrarse ya en los juzgados por iniciativa de VOX.

El incidente en el restaurante Princi.Pico de la capital sevillana y en el Barrio de Los Remedios no termina de aplacarse en el ámbito político, por más que el abogado Joaquín Moeckel consiguiera en su día la reunión pacífica entre las dos partes, empresario y delegado de Gobernación en el Ayuntamiento. Los grupos opositores no han quedado satisfechos con un aparente acto de conciliación que conseguía evitar trasladar lo ocurrido al ámbito judicial. Los políticos municipales como Beltrán Pérez no se resignan a abandonar en un tema que les parece “muy grave” en el supuesto de que se produjera un abuso de poder del edil Cabrera, ahora convaleciente por dar positivo en Covid y, por lo mismo, no poder comparecer personalmente para dar respuesta a esta cuestión.

Sin, embargo, las preguntas que fue imposible hacer directamente al socialista Juan Carlos Cabrera, se han querido hacer al alcalde, que parece haber dado la callada por respuesta, entendiendo la oposición que quien calla, otorga. Por eso Beltrán Pérez, portavoz del PP, entiende que “la actitud bloqueadora del alcalde sólo esconde la confirmación de que existió abuso de poder”.

El partido Popular no está dispuesto a transigir y dejar que con el paso de los días se olvide el tema y acabe silenciado.

Para la oposición está en entredicho si Cabrera abusó de su poder y profirió insultos racistas y calificaciones xenófobas. Pero el responsable del restaurante sevillano aclaró en su momento, con la intervención del letrado Joaquín Moeckel, que todo fue un “malentendido” con la normativa vigente en ese momento respecto al número de comensales permitidos en las mesas, que podían ser diez, mientras en el establecimiento creían que sólo seis. La Policía Local acabó presentándose a requerimiento del concejal de Gobernación.

La cuestión llegó a los tribunales por iniciativa de VOX, que denunció a Cabrera por presuntos delitos de coacciones, abuso de autoridad, prevaricación, de odio y de desorden público.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *