El mundo de la música en Sevilla moviliza su Alerta Roja 

Cientos de artistas, cantantes, músicos, técnicos de sonido, iluminadores y demás profesionales pertenecientes al espectáculo, se han manifestado en Sevilla para que los políticos  -ciegos por naturaleza-  contemplen a un sector que se encuentra atravesando una gravísima situación, a la que se ha calificado como Alerta Roja. 

Un clamor más de la sociedad se ha lanzado hacia los ineptos políticos españoles y sus respectivas administraciones. La pésima y lamentable gestión de la crisis sanitaria, las peores circunstancias con los peores gobernantes, han dejado maltrecho a otro sector muy importante: el de la música, los eventos y los conciertos.  

Los políticos son como sordos que perdieron el oído en cuanto pusieron el trasero en las poltronas de sus cargos y trincaron de por vida sus sueldazos abusivos. No acaban de enterarse de que la música no es un artículo de lujo, sino de primera necesidad, como comer o vestirse; y que su carencia hace padecer anemia espiritual.

La movilización de Sevilla ha formado parte de la respuesta inmediata de nuestra ciudad a una convocatoria general en toda España, con cerca de treinta provincias participantes bajo el lema Alerta Roja. 

Los profesionales del espectáculo afirman estar “al borde del colapso”. Son conscientes de que su alarmante situación está originada por la aparición repentina del coronavirus, pero también de que las graves lesiones económicas que padecen son consecuencia de las restricciones que han establecido las normasNo salen las cuentas de los numerus clausus impuestos por los mediocres políticos en las salas y auditorios. Es un pelotón de torpes legislando sin inteligencia. 

La marcha Alerta Roja partió de la explanada del palacio de San Telmo, con la Junta de Andalucía como telón de fondo, dirigiéndose desde allí, por la calle San Fernando, hasta la Plaza de España, lugar en el que se leyó un manifiesto que fue declarando las reivindicaciones del amplio sector del mundo del espectáculo.

Los participantes iban colocados en dos larguísimas hileras de personas, como si fueran tramos de nazarenos que, guardando la compostura, pertenecieran a toda una cofradía del silencio; quizás nunca mejor dicho para un mundo que se ha quedado en silencio, a pesar de su enorme y trascendental importancia para la vida, el espíritu y la sensibilidad de millones de personas que ahora no pueden ir a los conciertos, suspendidos en su inmensa mayoría, imposibles de sostenerse económicamente con las ratio de público exigidas por políticos impresentables, insensibles y despreocupados con este auténtico medio de vida para miles de profesionales.

La movilización estaba encabezada por técnicos del espectáculo, que portaban en ruedas sus características cajas. Entre quienes apoyaban con su presencia la convocatoria sevillana de Alerta Roja se encontraban componentes de Cantores de Hispalis, la intérprete jerezana María José Santiago, y Miguel Ángel García Osorno, uno de los ingenieros de sonido más prestigiosos de España, pues se encarga nada menos que de los conciertos de Raphael en todo el mundo.

Galería de imágenes Beatriz Galiano

 

 

 

 

 

…..




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *