El Consejo General del Poder Judicial ha concedido al Magistrado Francisco Serrano dos años de excedencia solicitada por el que hasta hoy es el titular del juzgado de Familia de Badalona, destino que consiguió tras su regreso a la Judicatura. “Cuelgo la toga con nostalgia pero sin dolor ni amargura”, ha manifestado en su perfil de Twitter

El Magistrado Francisco Serrano regresará a la abogacía el próximo uno de junio tras un periodo de algo más de un mes en el que ha ejercido como titular del Juzgado de Familia de Badalona, donde fué destinado en abril tras regresar a la Carrera Judicial después de haber ganado el largo proceso judicial que padeció como consecuencia de una polémica sentencia que le apartó de la Judicatura por permitir a un niño sevillano salir en una cofradía de Semana Santa, cambiando por unas horas el régimen de visitas del padre.

El calvario que, durante años, fue sometido el juez Serrano se vió recompensado finalmente con una sentencia que le rehabilitó como Magistrado, puesto que ha desempeñado últimamente en aquel juzgado de familia. Ahora, tras la pertinente solicitud, el juez Serrano ha recibido la excedencia por parte del órgano de control de los jueces y regresará a principios de junio a su despacho de abogados de Sevilla donde ha cosechado un notable éxito.

” Mi paso por el Juzgado Familia de Badalona me ha enriquecido profesional y personalmente. Doy las gracias por la acogida recibida en Cataluña. Regreso a mi despacho de abogados y con mi familia a Sevilla” ha manifestado a primera hora de este sábado en su perfil de Twitter, donde destaca que se marcha del juzgado “por voluntad propia y hasta que llegue el momento en que retorne en un momento de mi vida que resulte más apropiado”, abriendo la puerta, así, a regresar a la Magistratura en un futuro. ” Ha sido una difícil decisión. Me gusta ser juez, y sobre todo juez de familia. Pero ahora, tras reinventarme profesionalmente, con un despacho de abogados desde el que puedo atender conflictos en toda Espańa, con mi mujer y mis hijas a 1.000kms, no me cabía otra opción”, ha explicado en su red social donde le siguen miles de admiradores.


Culmina así el mediático caso del Juez Serrano, inhabilitado en su día en un largo proceso cargado de irregularidades donde la presión de lo políticamente correcto, de grupos feministas radicalizados y algún grupo de ideología extrema tuvo mucho que ver con la “travesía del desierto” que Francisco Serrano tuvo que sufrir en el aspecto profesional y familiar. Seis años después y tras haber conseguido lo que un día se le arrebató, cuelga la toga por decisión propia dispuesto a seguir sirviendo a la Justicia desde la abogacía.