El gobierno municipal reconoce que en algunas barriadas hay “expulsión” de residentes habituales por el turismo

No obstante considera que Sevilla no está “saturada” de turistas y considera que “tiene margen de crecimiento” al entender que no se encuentra en una situación similar a la de ciudades como Venecia o Barcelona

El concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo de Sevilla, Antonio Muñoz, reconoce que existe un problema con la presión sobre los alquileres provocada “en parte” por los alquileres turísticos y aboga por trabajar para atajar esa situación.

Tras valorar la creación del Colectivo-Asamblea Contra la Turistización de Sevilla, Muñoz señala que la proliferación de pisos turísticos, “como en otras ciudades”, provoca “una presión sobre el mercado del alquiler de vivienda y en algunas barriadas hay expulsión de residentes habituales que llevaba bastantes años viviendo en esos barrios”, al cambiar el destino de esos pisos a turísticos.

Pese a ello, indica que entre 2011 y 2017 han sido 18.000 las viviendas desocupadas o en ruinas que han pasado a estar ocupadas. De esa cifra, 6.000 se han destinado a primera residencia y 12.000 para oficinas o negocios, pero mayoritariamente a pisos turísticos.

Muñoz indica que se ofertan en la ciudad unos 12.000 pisos, por lo que la cifra “coincide con las desocupadas o en ruinas que se han convertido”. “En algunos casos está habiendo construcción o rehabilitación de vivienda vacías para turísticos”, incide. En este marco, afirma que el Ayuntamiento va a aumentar las inspecciones para que no haya vulneración de la legislación urbanística, va a estudiar un aumento de la tipología fiscal que pueda aplicarse a estos pisos para las próximas ordenanzas y recuerda que se aprobó en el pleno la elaboración de una ordenanza urbanística y turística que pueda regular su implantación.

“Ahora hay un vacío legal y el decreto de la Junta no frena la proliferación, algo donde la ordenanza jugará un papel importante porque establecerá distintas zonas de la ciudad, teniendo en cuenta que el problema no está en todas las áreas, y se establecerán requisitos y limitaciones a la hora del desarrollo de estos pisos”, recalca, tras detallar que la citada ordenanza, que arrancará con una consulta ciudadana, se iniciará en 2018 con el objetivo de que pueda aplicarse en este mandato.




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *