El Gobierno espera que el Partido Popular muerda de nuevo el anzuelo: otra prórroga.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya lo ha dejado entrever. Va a pedir quince días más de prórroga del estado de alarma a partir del 9 de mayo. Como se sabe es una implantación que pasa necesariamente por la propuesta y aprobación del Congreso de los Diputados. Sin asegurar nada, para miles de votantes del Partido Popular que están perdiendo la paciencia con las bondades de su líder Pablo Casado, parece tratarse de otro cebo que muerda la oposición a fin de seguir dando cobertura a la posibilidad de ganar tiempo para establecer un nuevo orden socialcomunista. La medida presuntamente inconstitucional que relevantes juristas ya califican de arresto domiciliario, es la coartada perfecta para asegurarse el confinamiento de la ciudadanía mientras el ministro y el presidente Sánchez, junto con Iglesias, presumiblemente siguen planeando en su “laboratorio” un nuevo régimen totalitario para España.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya ha anunciado la nueva solicitud de prórroga para que el estado de alarma se prolongue a partir del 9 de mayo. Lo ha dicho durante la rueda de prensa en la que hoy ha comparecido en la Moncloa, comentando la videoconferencia que el presidente del Gobierno ha mantenido con los junto a la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en el Palacio de la Moncloa, para dar cuenta de la videoconferencia que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido con los presidentes de las comunidades autónomas.

El anuncio de la prórroga ha venido propiciado por la pregunta al respecto de un periodista. Aunque el ministro Illa no se ha aventurado a ninguna certeza, también ha dejado claro que no descarta la posibilidad de extender a un nuevo plazo el confinamiento de los españoles: “Es muy precipitado pensar que el estado de alarma va a acabar en quince días”.

Sus declaraciones, incluso cautelosas, ya han provocado la intranquilidad de millones de españoles que no entienden qué está pasando fuera de sus casas, qué se van a encontrar como España cando salgan de ellas. Los adeptos, simpatizantes y electores en concreto del Partido Popular no asumen ya las contradicciones de Pablo Casado, la ambigüedad con la que ven ejercer su oposición al Gobierno y esa especie de híbrido en la que convertido la defensa de los intereses de los españoles. No comprende cómo a estas alturas, Pablo Casado se desmarca de un apoyo que tanto está facilitando los daños para España.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *