El fotógrafo Jesús Martín Cartaya será condecorado por la Delegación del Gobierno con la Bandera de Andalucía

Jesús Martín Cartaya ha sido distinguido, junto a diez condecorados más, con la Bandera de Andalucía a la acción cultural, que le concede la Delegación del Gobierno de la Junta en Sevilla en reconocimiento a su dilatada trayectoria como colaborador gráfico durante años en el ABC sevillano y en el Boletín de las Cofradías de Sevilla, además de los éxitos de ventas que dio a la revista de primavera “Sevilla Nuestra”. Recibirá la Bandera de Andalucía hoy viernes en la sede de la Fundación Cajasol.  

Es uno de los personajes más singulares que haya podido tener el paisaje y el paisanaje de Sevilla. Durante años y años, Martín Cartaya tuvo el don de estar en todas partes. Fue un clásico de la escena vital y cotidiana de la ciudad, con la que mantenía un romance que aprovechó para fotografiarla en la hermosura de su total desnudez y al descubierto, hasta una intimidad que Sevilla sólo le permitió a él. ¡Buena es Sevilla para confiarse tanto con alguien! Pero es que Martín Cartaya siempre fue discreto, siempre se mantuvo en el lugar oportuno de la sencillez que saben ocupar los elegantes, la gente de exquisita educación. ¡De qué manera más natural reunió a la prudencia con la presencia cada vez que su obligación de reportero era estar en primera línea! Hizo posible el combinado perfecto de estar como si no hubiera estado. Sin ruidos y con una fina mesura, fue y será siempre un caballero.

Por sus fotos maestras, llenas de latidos de Sevilla, Jesús Martín Cartaya es una rúbrica de juncia y romero. Es una firma por naturales en La Maestranza. Una hendidura en plata repujada de varales. Un trazo de albero por la Feria. Es como el Archivo de Indias de una singladura que ha cruzado de parte a parte la inmensidad de la Sevilla de los siglos XX y XXI, la que ha dejado en miles de testimonios que habrán de legarse a la ciudad, que ha levantado acta de una vida que sólo en sus fotos y como nadie se sucede día a día con una constancia ejemplar, con una vocación incansable.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *