Las inversiones se destinarán a  colegios, transporte público, limpieza, mejora de barrios, parques y jardines o instalaciones deportivas

El delegado de Hacienda y Administración Pública en el Ayuntamiento de Sevilla, Joaquín Castillo (PSOE), ha firmado la operación de crédito prevista en los presupuestos de 2018 que permite destinar 31,3 millones de euros a nuevas inversiones.

Las operaciones han sido suscritas por Caja Rural del Sur por un importe de diez millones de euros a un tipo de interés fijo del 0,50 durante el periodo de amortización, y con Bankia por un importe de 21,3 millones de euros con un tipo de interés fijo del 0,60, según ha informado el Consistorio en un comunicado.


Esta operación supone un coste medio del crédito del 0,56 por ciento, un índice que queda muy por debajo de los índices actuales del mercado y mejores condiciones que las conseguidas en los últimos años por las principales administraciones del país. En total se recibieron en la convocatoria pública, doce propuestas que alcanzan los 217,7 millones de euros, frente a los 31,2 millones de euros que se solicitaban.

El presupuesto general del Ayuntamiento para 2018 vincula 31,2 millones de euros en inversiones a esta operación de crédito siguiendo el mismo modelo que ya se ejecutó en 2017. En este sentido, con la operación rubricada se activan, entre otras medidas, nueve millones de euros para inversiones en barrios de la Gerencia de Urbanismo, más de 800.000 euros para parques y jardines; 1,5 millones de euros en inversiones de Lipasam; o más de tres millones de euros para colegios y edificios municipales.

Estos recursos, además, no están vinculados estrictamente al cierre del ejercicio por lo que las inversiones pueden ejecutarse a lo largo de este año y el próximo sin que sea necesario volver a consignarlas en el presupuesto.

Por su parte, Castillo ha explicado que “es un acuerdo importante que permite agilizar operaciones de interés general para la ciudad de Sevilla, contempladas y planificadas en los presupuestos con el máximo rigor. Se trata de operaciones que facilitan la inversión en cuestiones de interés público manteniendo la línea de eficiencia y estabilidad presupuestaria que han permitido, por ejemplo, que el Ayuntamiento de Sevilla haya sido el primero de los grandes consistorios del país en dejar atrás la crisis según la autoridad fiscal competente”.

En este sentido, Sevilla mantiene con esta operación una situación de “saneamiento y equilibrio financiero potenciando las inversiones, así como con una planificación en materia de deuda que sitúa a la ciudad con unos de los índices de endeudamiento por habitante de referencia del país y el más bajo de la última década”. El año 2017 se cerró con un endeudamiento de 325 millones de euros, lo que supuso una reducción de 80 millones de euros respecto a junio del año 2015, el inicio del mandato.

La previsión para 2018, incluyendo la operación de crédito aprobada, es cerrar el año con una deuda de 312,2 millones de euros, con lo que se habrá alcanzado una nueva reducción de 13 millones de euros. En 2008, la deuda viva ascendía a 420 millones de euros, cifra que fue subiendo hasta alcanzar su nivel más alto en el año 2012 con 485 millones de euros. Desde entonces, se ha producido un descenso especialmente pronunciado en los años 2015 y 2016.

Esta situación de saneamiento y la gestión realizada ha permitido que el Ayuntamiento hispalense sea reconocido por la Autoridad Fiscal Independiente dentro del último informe emitido por este organismo dependiente del Ministerio de Hacienda por el adecuado cumplimiento de la regla de gasto, la obtención de superávit en los dos últimos años y el nivel de endeudamiento muy inferior a los límites establecidos por la normativa.

“Hemos conseguido con una gestión eficiente y con un trabajo riguroso compatibilizar la reducción del endeudamiento de Sevilla, que en estos momentos es muy bajo, con el desarrollo de fórmulas que permitan la ejecución de las inversiones necesarias para la ciudad”, ha concluido el delegado.