El Ayuntamiento de Sevilla abandona a los autónomos y micropymes a su suerte

Para la ciudadanía en general, Espadas es un alcalde que Sevilla no se merece, incapaz de solucionar los problemas de frente, por derecho, sin trampas ni cartones. Ahora ha tenido la última ocurrencia que crispa los ánimos de los autónomos y las micropymes, como si fuera el remate de lo que han tenido que aguantar en un larguísimo estado de alarma que siempre ha estado en entredicho respecto de su constitucionalidad: las solicitudes presentadas por los afectados no van a ser atendidas por orden de llegada, sino por un sorteo público cuyo resultado regirá la prelación de los expedientes.  

Siguiendo el orden establecido en el sorteo se revisarán los expedientes y se le asignará la cuantía propuesta en la solicitud hasta agotar el presupuesto de cada línea. 

A partir de ahí se generará una lista de espera en previsión de un posible incremento de la dotación presupuestaria fijada en estos momentos en un millón de euros.

La medida ha sido tomada hoy por el Ayuntamiento de Sevilla,  a través de la Delegación de Economía, Comercio y Relaciones con la Comunidad Universitaria y Área Metropolitana. Y sus consecuencias, reprobables para miles de autónomos afectados por el estado de alarma de casi tres meses, provocarán que siguiendo  el orden por sorteo, se irán revisando uno  a uno los expedientes; y en caso de cumplir todos los requisitos se irá asignando la cuantía solicitada hasta agotar el presupuesto disponible inicialmente, que asciende a un millón de euros. Con el resto de solicitudes se generará una lista de espera que se podrá atender en la medida que haya recursos económicos suficientes adicionales, tal y como prevé la convocatoria.

El Ayuntamiento argumenta que la fórmula del sorteo se ha establecido para garantizar seguridad jurídica, transparencia y agilidad en la tramitación de todas las solicitudes, evitando así la fórmula empleada en otras ciudades de tomar como criterio el orden de llegada. De esta manera, cada uno de los solicitantes cuenta con un número asignado que se le ha remitido personalmente y se ha publicado en el tablón de edictos del Ayuntamiento de Sevilla. En el sorteo se ha establecido un número y a partir de ahí se establece la lista por orden descendente. El acto ha sido retransmitido por streaming tal como figura en las bases de la convocatoria, con la presencia del delegado de Economía, Comercio, Relaciones con la comunidad universitaria y Área metropolitana, Francisco Páez, además del equipo técnico de la delegación y de representantes de cuatro asociaciones que han sido quienes han pulsado el botón para establecer el orden de prelación. Concretamente, han participado la asociación de jóvenes empresarios; la Cámara de Comercio; la asociación de trabajadores autónomos y la Federación Artesanal de Sevilla.

Tal y como recogen las bases de la convocatoria, el sorteo ha establecido en primer lugar el orden de prelación de las 4.001 solicitudes presentadas para la línea 1 de subvenciones para gastos en los que hayan incurrido las micropymes durante el periodo de cierre, como las cuotas de alquiler, gastos de arrendamiento de equipos, servicios externos, seguros o suministros básicos. Cada solicitante ha podido proponer una ayuda máxima de mil euros. El número asignado en sorteo ha sido el 991, de forma que establece el orden de prelación a partir de ese número. La lista completa está publicada en la web del Ayuntamiento de Sevilla.

En segundo lugar, hay una línea 200.000 euros para inversiones en modernización, innovación y transformación digital con los que se podrán financiar gastos en nuevos equipos, hardware, software, APP u otras herramientas con un máximo de 2.500 euros por negocio. En este caso se han presentado 1385 solicitudes de ayudas, cada una con un número asignado. En el sorteo se ha establecido que el primer número es el 380 y a partir de ahí se establece el orden.

Una vez establecido el orden, el equipo técnico municipal revisará los expedientes, considerando que a aquellos que tengan toda la documentación correcta y cumplan los requisitos se les asignará la cuantía solicitada.

El objetivo, tal y como se acordó con los principales sectores afectados, es la agilidad en la tramitación de esta convocatoria. El establecimiento de otros criterios de ámbito económico o social en la determinación del orden hubiera provocado un retraso de varios meses en las tramitaciones,  de ahí que la mayor parte de las administraciones locales hayan optado por establecer como criterio el orden de llegada o el sorteo. En este sentido, el gobierno de la ciudad de Sevilla ha establecido como sistema con más garantías jurídicas el sorteo público, establecido en las propias bases de la convocatoria.

La reacción en contra a este procedimiento no se ha hecho esperar por parte de la oposición del Grupo Popular, cuyo portavoz Beltrán Pérez ha hecho unas declaraciones en las que parece que revela los nuevos trucos y manipulaciones a los que el Ayuntamiento tiene ya acostumbrados a los sevillanos: porque con la coartada de la seguridad jurídica del sorteo se está disimulando que serán muy pocos los solicitantes que en realidad contarán finalmente con las ayudas económicas. El Ayuntamiento no abandona su proverbial oscurantismo, por otra parte muy propio del PSOE, el partido del alcalde Juan Espadas.

Se deduce de las afirmaciones del Grupo Popular, que muchos necesitados se van a quedar de mirones, sin recibir efectivamente el dinero. Una vez más, el Ayuntamiento, por inercia con los métodos socialcomunistas, sigue una consigna política: anuncia, que algo queda.

Según los datos meridianos ofrecidos por el Grupo Popular, han pedido las ayudas un total de 5.327 solicitantes, entre autónomos y micropymes, poniendo al descubierto la cruda realidad de que nada menos que el 85% de los mismos se quedarán fuera si los agraciados reciben la ayuda máxima anunciada por el Gobierno. Beltrán Pérez ha desmantelado sin rodeos la publicidad de Espadas: “«Es humillante que la supervivencia de las empresas dependa de la lotería. Y ha añadido que es «exigua la cantidad de un millón de euros para apoyar «a un colectivo vital para la economía sevillana. Es la misma cantidad que da el Ayuntamiento de Huesca con una población trece veces menor que la de Sevilla”, señalando a Juan Espadas como al alcalde que en posibilidades y cantidades de ayudar se queda “muy por debajo de otros municipios “.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *