El Ayuntamiento aclara que la Feria de Abril no se ha suspendido: se ha aplazado a septiembre

El Ayuntamiento de Sevilla ha tenido que aclarar la diferencia entre suspensión y aplazamiento, para justificar ante Facua por qué no ha devuelto a los usuarios de las casetas de la Feria el pago de sus respectivas tasas. Suspendida quedó la Semana Santa  -las cofradías en las calles-, porque no tendrá lugar dentro de este año para que se lleve a cabo, al menos en su reproducción más natural y completa. Sin embargo, la Feria de Abril ha sido aplazada al mes de septiembre, coincidiendo con las fechas en torno a San Miguel.

 El Gobierno municipal ha subrayado, ante las declaraciones realizadas por la entidad Facua, que la Feria de Abril se ha aplazado al mes de septiembre con el objetivo de que forme parte de la estrategia de reactivación de la ciudad tras la grave crisis sanitaria y que, por tanto, no se ha planteado la suspensión. En este sentido, el objetivo es aprovechar al máximo todos los trámites, actuaciones e inversiones realizadas en el recinto ferial por lo que sería contradictorio volver a iniciarlos.

 Sin embargo, Facua Sevilla ha estimado que el Ayuntamiento ha de devolver las tasas de las casetas a sus titulares, porque en caso contrario acabarán pagando por la prestación de un servicio que el Ayuntamiento no ha prestado.

 Pero el Ayuntamiento considera que la Feria es un evento de enorme importancia para la ciudad, pero que una situación sin precedentes ha provocado aplazarla por primera vez en su más que centenaria historia. El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera,  ha dado la explicación de que “ha sido una decisión muy compleja pero muy estudiada, porque es posible, y porque puede suponer un hito en la recuperación y reactivación necesaria de la ciudad”.

 Y saliendo al paso de las reclamaciones de Facua, el delegado subrayó que no han llegado peticiones de momento a Fiestas Mayores de devolución del importe de las casetas, puesto que la población ha entendido los motivos del aplazamiento y la importancia de hacer un esfuerzo entre todos por conseguir la celebración de la Feria en el mes de septiembre.

 El planteamiento equivocado y sin base de Facua parte de la premisa errónea de una suspensión, cuando en realidad se trata de un aplazamiento; por lo tanto, los servicios y la ocupación sí se prestarían y que en ningún caso el Ayuntamiento generará ingresos por servicios que no se lleven a cabo.

 El delegado recordó, además, que tal y como se acordó con los grupos municipales y como se está analizando con distintos agentes sociales económicos, en su momento se deberán concretar los detalles y alcanzar un acuerdo en torno a la Feria de 2020. “En estos momentos hay una prioridad que son las recomendaciones sanitarias y hacer frente a esta pandemia. Cuando esto lo hayamos superado, podremos analizar los detalles de cuestiones como la Feria. Mientras tanto, la decisión es aplazarla y centrarnos en lo importante, que es en lo que deberíamos estar todos trabajando en estos momentos”, explicó Cabrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *