Ha sido la pregunta más repetida entre los cientos de usuarios que, a primeras horas de la noche, esperaban en vano un taxi en la estación de Santa Justa. Estaban en Sevilla Este, a la caza y captura de los congresistas

El sector del taxi escribe este miércoles un nuevo episodio sonrojante que pone de relieve la necesidad imperiosa de una actuación de las autoridades que ponga orden en un servicio público que  el propio sector viene defendiendo con insistencia pero que en más ocasiones de las deseables muestra sus debilidades que exiplican en gran medida la pérdida de calidad e imagen del sector.


Los usuarios del AVE de las 20.30 horas procedente de Madrid han esperado en vano la llegada de un taxi. La mayoría de los viajeros, indignados, han tenido que buscar alternativas para abandonar la estación de Santa Justa ante la ausencia de taxis, sector que impide, en ocasiones utilizando la violencia o la intimidación, que operen vehículos de transporte concertado de viajeros tipo Uber o Cabify, empresas que por cierto, han ofrecido este miércoles servicios de carácter gratuito.

La respuesta a la ausencia de taxis en Santa Justa, según ha explicado uno de los profesionales que sí han atendido su parada, es  la celebración de varios encuentros profesionales en el Palacio de Congresos de Sevilla. Allí se encuentrarían concentrados la mayoría de taxistas “porque las carreras son más largas y las cajas más grandes”.