De Espadas y mástiles. La alegría del socialismo gastando el dinero público

Los sevillanos desayunan ya casi todos los días con la nueva noticia de un Ayuntamiento al que le va la marcha del colosalismo; siempre, claro, con el propio dinero de los sevillanos. Así cualquiera. Ahora denuncia públicamente la Asociación Legado Expo el gasto de casi 200.000 euros que ha supuesto la sustitución del largo mástil que en la Glorieta Olímpica sostiene a la bandera de España, por uno nuevo que, según el Ayuntamiento, asegura su solidez y firmeza.

La Asociación Legado Expo -que defiende la herencia patrimonial y sentimental dejada por la muestra universal de 1992-  siempre se ha mantenido en contra de las intenciones ahora llevadas a cabo por el Ayuntamiento.  Según esta entidad y otras afines el gobierno municipal de Juan Espadas ha despreciado sin necesidad el gran valor de un mástil singular e incomparable, que según la Asociación se encontraba en buen estado, para cambiarlo por otro más pequeño, de fabricación estándar, que nada tiene que ver con la importancia del que desde la Expo de 1992 izaba la enseña nacional.

A dicha denuncia se ha unido la Asociación Voceando por ti Sevilla, presidida por Fátima Azmani, que ya en 2017 abogó por la colocación de la bandera que llevaba ausente meses. Además de presentar un presupuesto para el nuevo mástil de 36.970€ frente a los 197.284€ gastados por el Ayuntamiento.

La estimación técnica de la Asociación Legado Expo es que sólo hubiera bastado con cambiar al original mástil el mecanismo de izado de la bandera española. El Ayuntamiento, sin embargo, ha aclarado que los treinta años que han pasado desde la colocación del primer mástil lo habían dejado inutilizable y deteriorado.

En cualquier caso, los sevillanos  -que empiezan a contarse en una cantera de arrepentidos que votaron al PSOE en las pasadas elecciones municipales-  no entienden ya a un alcalde que parece gobernar y decidir desde la arrogancia y generando unos gastos inconcebibles, como 200.000 euros para cambiar un mástil por otro y dedicar a su colocación nada menos que tres meses. A la ciudadanía empieza a resultarle cuanto menos curiosa una corporación municipal que dedica mucho tiempo a los montajes y desmontajes de la portada de cada Feria de Abril o los arcos del Corpus en la plaza de San Francisco.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *