La formación naranja propone la medida para viviendas con valor catastral menor a 75.000 euros y avisa que las reducciones fiscales anunciadas por Espadas obedecen al pacto alcanzado con Ciudadanos

Javier Millán, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla, ha propuesto que las ordenanzas fiscales de 2019 incluyan una bonificación del 95 por ciento en las transmisiones de vivienda de padres a hijos siempre que los inmuebles tengan un valor catastral menor a 75.000 euros y para tales operaciones en los pequeños comercios, suprimir el criterio de renta en la tarjeta de la tercera edad de Tussam y extender la condición de residente en la zona azul a trabajadores y comerciantes que “hacen vida” en los espacios abarcados por dicha figura.

El portavoz local de Cs ha celebrado este jueves una rueda de prensa, para presentar sus propuestas de cara a las ordenanzas fiscales de 2019, para las cuales el Gobierno local planea una bajada del cinco por ciento en el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) en el caso de inmuebles residenciales y del uno por ciento en el caso del tipo diferenciado para medianas y grandes empresas, así como un descenso del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) hasta el 3,25 por ciento, entre otros aspectos, merced a sus acuerdos presupuestarios con el PP y Ciudadanos.


A tal efecto, Millán ha avisado de que en estas reducciones fiscales no son sino el “cumplimiento” del acuerdo alcanzado con Cs para los presupuestos municipales, agregando que para 2019, la formación naranja pretende “revertir definitivamente el ‘catastrazo’ del diez por ciento” aplicado en 2015 en los valores catastrales de los inmuebles de la ciudad, toda vez que el Gobierno local socialista aseguraba entonces que dicho alza sólo afectaba al diez por ciento de los inmuebles afectos a actividades empresariales, comerciales o industriales.

No obstante, Millán ha insistido en que dicha revisión al alza de los valores catastrales a manos de la “izquierda radical” supuso “un duro golpe para la economía de las familias y las empresas, que recordemos que lo siguen pagando casi íntegramente”, toda vez que el IBI ha sido reducido este año un tres por ciento, merced al acuerdo alcanzado entre el PSOE y Cs para los actuales presupuestos municipales.

En cualquier caso, Millán ha propuesto entre otros aspectos una bonificación del 95 por ciento, “la máxima legal” permitida, para los pequeños comercios en el impuesto de plusvalía mortis causa en las transmisiones de padres a hijos”, con el objetivo de “facilitar el relevo generacional”. La misma bonificación reclama para las transmisiones de vivienda de padres a hijos en la mayoría de los inmuebles”, contemplando todas aquellas con un valor catastral menor a 75.000 euros.

Javier Millán, en el transcurso de la rueda de prensa

Además, reclama “acabar con el timo en la tasa de basura que se le cobra a las empresas, que actualmente pagan por la dimensión de la fachada en vez de por el volumen de residuos generado, como proponemos y es de justicia”.

Y “para ayudar al comercio y a personas en circunstancias especiales” propone “extender la condición de residente en la zona azul a trabajadores y comerciantes que hacen vida en las zonas donde trabajan”, así como “a enfermos crónicos en las zonas hospitalarias”.

Igualmente, Millán ha incluido entre sus propuestas para las ordenanzas fiscales una medida “en coherencia con la Tarjeta Infantil que hemos conseguido poner en marcha”, reclamando “extender la Tarjeta de la Tercera Edad de Tussam a todos los mayores, eliminando el criterio de renta”, con el objetivo de “devolverles el esfuerzo realizado durante toda su vida”.

En otro orden, Ciudadanos propone reducir las tasas del IMD en un 20 por ciento, además de “la exención total del pago para las familias numerosas y monoparentales, a las que también debemos aumentar las reducciones en el IBI”, una ayuda que proponen trasladar a su vez al alquiler de viviendas por tiempo superior a un año y destinadas a residencia habitual, a las que pide bonificar un 95 por ciento por ciento en el IBI, “buscando fomentar el alquiler en la ciudad y facilitar el acceso a la vivienda”.