Después de la nueva manifestación de taxistas celebrada en Sevilla con la participación de unos “500” profesionales de la ciudad, el Aljarafe, Málaga, Huelva, Córdoba y Madrid, de nuevo en demanda de mayores controles y restricciones a los conductores de vehículos de transporte concertado (VTC) que operan para empresas de alquiler de coches con conductor como Uber o Cabify, el portavoz de Cs en el Ayuntamiento hispalense, Javier Millán, ha reclamado al alcalde, Juan Espadas (PSOE), que “actúe contra los colapsos (de tráfico) por las protestas del taxi”.

“El alcalde no puede seguir siendo un comentarista de la actualidad que nunca hace nada”, ha opinado Millán, reclamando a Espadas que “pase de las palabras a los hechos, ya que el interés general de Sevilla tiene que estar por encima de todo y la ciudadanía no puede ser rehén de nadie y la imagen de Sevilla no puede seguir siendo gravemente dañada, como está ocurriendo actualmente” con la reciente concatenación de protestas de taxistas en demanda de medidas para controlar más los VTC.


“Espadas tiene que tomar medidas con urgencia, hacer que se cumpla la normativa y garantizar que haya libre competencia y los turistas y sevillanos puedan ejercer su derecho a recibir un servicio público de calidad”, ha añadido el portavoz de Cs, instado al alcalde a que “sea valiente y haga todo lo necesario para resolver este grave problema que está colapsando Sevilla”. Por último, ha finalizado pidiendo “a los responsables del bloqueo a la ciudad que reflexionen y actúen desde el diálogo”, en alusión a los líderes del sector local del taxi.

Restricciones al centro

Las nuevas movilizaciones han surgido después de que la Unión Sevillana del Taxi, Solidaridad Hispalense del Taxi y Élite Taxi desconvocasen el mes pasado un paro en el sector al comprometerse el Ayuntamiento a ser “muy exigente” con los conductores de VTC en los accesos al casco histórico y concretamente a las áreas declaradas de especial restricción al tráfico, donde está permitido el transporte público de viajeros previa autorización.

Y es que después de aquel compromiso inicial del concejal de Movilidad y Seguridad, Juan Carlos Cabrera (PSOE), el portavoz del Gobierno local socialista y edil de Turismo, Antonio Muñoz, defendía que el Gobierno municipal “nunca ha puesto en tela de juicio” el acceso de los conductores de VTC a los hoteles del casco histórico a donde transportan turistas o acuden a recogerlos, merced a los servicios contratados por los mismos.

Según exponía Muñoz tras una reunión celebrada con la directiva de los empresarios hoteleros, resulta “lógico” que los conductores de VTC puedan “llegar a su sitio de destino” en el casco histórico en cumplimiento de un servicio previamente contratado, matizando que “se les niega la posibilidad” de hacerlo por las vías cuya señalización reserva el tráfico a los residentes y los taxis y deben hacerlo por rutas “alternativas”.