La Audiencia Provincial de Sevilla ha confirmado la sentencia que condenó a la compañía aseguradora del Servicio Andaluz de Salud (SAS) a pagar una indemnización total de 1.328.392 euros por la “negligente” asistencia en un parto que provocó que el bebé naciera con una “grave” lesión cerebral y con una tetraparesia espástica por la que precisará de silla de ruedas “permanentemente”.

En la sentencia la Audiencia de Sevilla confirma el fallo del Juzgado de Primera Instancia número 14 que condenó a la aseguradora a indemnizar con 1.174.282,80 euros al menor, de tres años de edad, y con 154.110,13 euros a su madre por la deficiente asistencia recibida en el parto en el Hospital Virgen Macarena.


Los hechos sucedieron el día 25 de noviembre de 2014, cuando la madre del pequeño, estando ya cumplidas las 41 semanas y cinco días de gestación, acudió a dicho hospital para provocarle el parto. La señora era portadora de una cesárea anterior, de forma que todo ello –parto inducido, cesárea anterior, y epidural– requería el máximo control del feto, que finalmente fue “pésimo“, al punto que las gráficas de monitorización mostraban a las 3,31 horas del 26 de noviembre que el feto estaba sufriendo, sin que el hospital “reaccionara”, volviendo a presentarse otra crisis a las 4,35 horas donde la frecuencia cardiaca fetal bajó a 80 latidos por minuto.

A partir de aquí, la matrona llamó al obstetra, quien “supuestamente” dio la orden, por teléfono, de que le pusieran oxitocina “sin ver a la parturienta”.”Pese a toda una noche mostrando las gráficas de monitores irregularidades que obligaban a terminar el parto”, el bebé no nació hasta pasadas las 6,00 horas en un parto “traumático” mediante ventosa y en unas condiciones “lamentables”, con una “gravísima” parálisis cerebral que hacen del pequeño un niño “absolutamente” dependiente.