Capítulo 10: Maradona jugó en el Sevilla FC
D10S ha muerto. Se fue el 10 de dieces

De ninguna de las maneras nos vamos a parar aquí en dar lecciones moralizantes sobre la vida, el comportamiento, las malas compañías… Ni es necesario ni, creemos, conveniente en este sitio web.

Diego Armando Maradona ha muerto. Y Maradona jugó en el Sevilla FC.

Tomamos prestados, con su permiso, varios extractos del capítulo 10 –lógico– del libro ”100 motivos para ser del Sevilla FC “, escrito por el periodista Raimundo de Hita.

Que Diego Maradona ha sido el mejor futbolista de todos los tiempos es algo que está fuera de toda duda. Y D10S ha jugado sólo en unos cuantos equipos del mundo. Así a vuelapluma (no tengo ganas de mirar internet, si me equivoco me mandas un tuit) en su país lo hizo en Los Cebollitas, Argentinos Juniors, Boca Juniors en dos etapas y Newell’s Old Boys en su regreso a Argentina. Y en Europa, de forma consecutiva en el Barcelona, en el Nápoles y en el Sevilla FC.

Maradona, después de sus problemas con las drogas y de cumplir su sanción decidió volver a jugar al fútbol y, lógicamente, se decidió por el Sevilla FC. ¿Dónde iba a estar mejor el mejor de los mejores que en Sevilla y en el Sánchez-Pizjuán? Campeón del Mundo, del Scudetto italiano, de títulos en España, de otros europeos y unánimemente considerado el mejor futbolista de la historia…

Y aquí se plantó, dejando en pañales la repercusión de la recién celebrada Expo 92 no más debutar y no más marcar su primer gol, de penalti al portero del Zaragoza Cedrún.

El año de Maradona fue especial por todo, como lo es (fue 😰) este hombre tocado por la varita más mágica del fútbol. En el capítulo 22 hablamos de la especial sensibilidad que en el Sevilla FC se tiene con según qué futbolistas, pero ni siquiera eso fue suficiente para D10S.

Actuaciones espectaculares como las que tuvo ante el Burgos en El Plantío o el Madrid en el Sánchez-Pizjuán alternaron con otras lamentables, sobre todo en los últimos partidos de Liga. Un buen día, sin que la temporada oficial hubiera acabado, cogió, perdón, agarró un avión y sin encomendarse ni a Dios ni al diablo se marchó para no volver.

Yo siempre he sostenido que, a pesar de los pesares, me encantó la estancia de Diego Maradona con nosotros. Y estoy seguro que el mejor de la historia lo es un poquito más porque desde octubre de 1992 pudo decir que él llegó a jugar en el Sevilla FC.

El grandísimo Carlos Salvador Bilardo lo tuvo claro. Se dirigió al vestuario del Sevilla FC cuando ya se supo que Maradona jugaría con nuestra bendita camiseta. Cogió una tiza y de un trazo dividió la pizarra en dos. Se dirigió a sus futbolistas y les dijo: “En esta parte está todo el mundo del fútbol. Están usteeedes, estoy yooo, estamos tooodos… Y en esta otra parte del mundo del fútbol está Diego. Sólo Diego”.

Qué gran verdad es que la muerte nos iguala. Pero tan verdad como que el rastro que dejamos es único e inimitable.
Diego Armando Maradona, ‘el Diego’ hizo feliz a mucha gente. Descanse en paz.

…..




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *