Canal Sur Radio descubre que el Gobierno central ha impedido a la Junta el toque de queda a las 19,00 horas 
El consejero Jesús Aguirre ha tenido que admitirlo en una entrevista de Jesús Vigorra 

La primera apariencia de magnanimidad del presidente Moreno Bonilla para con Andalucía, declarando ayer que el toque de queda lo fijaba la Junta a las 22,00 horas, ha quedado hoy al descubierto como un farol de cierta generosidad con el derecho constitucional de la libertad de movimientos. La verdad ha sido revelada hoy por el periodista Jesús Vigorra, que en una entrevista de Canal Sur Radio ha logrado que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, admita que la medida le ha venido impuesta por el Gobierno central, no autorizando a la Junta la orden de que el toque de queda se iniciara a las 19,00 horas. 

Es lo que faltaba por saber del Gobierno autonómico, que desde ayer tiene a los andaluces que trinan con sus nuevas medidas de restricciones absolutamente descabelladas para sectores como el comercio, la hostelería y, por ende, el turismo, principal fuente de ingresos en nuestra comunidad. Sin ir más lejos, los hosteleros ya anunciaron ayer mismo movilizaciones y protestas enérgicas contra las decisiones de la Junta, que ha llegado a obligar al cierre de las actividades no esenciales a partir de las 18,00 horas. Para la ciudadanía ya no cabe duda de que al presidente Juan Manuel Moreno Bonilla (del que no quiere oír eso de “llamadme Juanma”, tomado ya como una intolerable confianza vacía por completo de acercamiento a los andaluces), al presidente “se le va la fuerza por la boca”. Ha sido incapaz de aunar intereses sanitarios y económicos. Y persiste en esa expresión de evocaciones dictatoriales, generalizada entre los miembros de su Gobierno, de que no le va a temblar el pulso endureciendo aún más las medidas. Los ciudadanos entienden que el pulso no tiemble cuando se tienen los sueldos y prebendas de los políticos, absolutamente desprestigiados ante la opinión pública. 

La entrevista a Jesús Aguirre en Canal Sur Radio, y a tenor de sus palabras, demuestra una vez más para los andaluces que le han escuchado, su ineptitud para afrontar una crisis de la envergadura del coronavirus. Se ha atrevido a censurar la  “disparidad de criterios entre las comunidades autónomas al abordar un virus que no entiende de fronteras”. Eso ha revelado a los ciudadanos que el consejero no debe creer en las medidas asimétricas, lo cual se contradice con el tratamiento diferente que Granada ha recibido como destinaria de medidas aún más duras que el resto de Andalucía, donde el Gobierno de la Junta ha ordenado por completo el cierre de las actividades no esenciales.

Todo increíble, pero cierto y dramático para la economía andaluza, cada vez más hundida por la mala gestión del Gobierno andaluz. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *