Calle Mateos Gago: postal de Sevilla en obras

Continúan las obras de remodelación de la céntrica calle Mateos Gago, la que nace prácticamente al pie de la Giralda, la que va desde la Plaza de la Virgen de los Reyes hasta su tope en la calle Fabiola. El pasado 4 de mayo llegaron allí las máquinas excavadoras y los operarios que se están encargando de esta auténtica reurbanización, que ampliará el acerado de la vía que ofrece una de las más clásicas perspectivas de la Giralda, una de las postales por excelencia de Sevilla.

 

 

Como ya informara Sevillainfo en su día, la calle Mateos Gago sigue levantada por las obras que van a reurbanizarla, siguiendo un proyecto que estaba previsto desde hace dos años.

El plan alcanza hasta marzo de 2021, cuando está previsto que termine su ejecución, por lo cual los vecinos habrán de seguir unas normas especiales para acceder o salir de sus domicilios.

Es obvio que la realización de los largos trabajos ha implicado el corte del tráfico por Mateos Gago, aunque también es verdad que para cuando hayan finalizado en el plazo previsto, nada volverá a ser lo mismo para los vehículos tan pronto se inaugure la nueva configuración de la calle, que va a ampliar las aceras, impedirá el aparcamiento de coches como hasta ahora y sólo permitirá la circulación de ciertos vehículos autorizados (residentes y servicios públicos) pues la destacada vía tendrá declaración de peatonal.

La remodelación respeta el diseño inicial de 2017, que se atiene a la misma altura entre aceras y calzada.

Será muy importante el aspecto definitivo de una zona tan emblemática para Sevilla, por lo que el consenso entre el Ayuntamiento, los vecinos y los comerciantes y empresarios ha sido indispensable, surgido con vocación de permanencia y seguimiento de las obras en todo momento. Muchos se preguntan en concreto por los naranjos, decisivos e imprescindibles para conservar una de las más hermosas fisonomías de la ciudad, allí justo al lado de donde Sevilla tiene gran parte de sus mejores monumentos, como la Catedral, el Alcázar o el Archivo de Indias¿Sufrirán los naranjos, serán sustituidos por otra especie, se arriesgará su aspecto y antigüedad si se recolocaran? ¿Qué sabe de esto Sando, la empresa adjudicataria? ¿Y el Ayuntamiento? Hasta ahora, nadie ha hablado públicamente de un tema tan importante, que ojalá no acabe en despropósitos muy de esperar de un alcalde como Juan Espadas, que se cargó numerosa arboleda talada en el Parque de María Luisa y lo mismo en la Plaza de San Lorenzo. Siempre se escuda en expertos. Ahora todo parece estar bajo el criterio de expertos que nadie conoce. Se pronuncia la palabra expertos como un sortilegio que permite atentar a los políticos contra el paisaje urbano. Esto, además, es muy de socialistas. Ya veremos qué hace un técnico especialista en Arboricultura (del que tampoco se ha dado su nombre) como parte del equipo de las obras. Además, está de por medio el delegado del Distrito Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera. Malo. Está por saber de qué va su seguimiento permanente de las obras. Ojo a los naranjos, Sevilla, que ahora les ha dado por denostarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *