El sector minoritario del PP de Sevilla encabezado por Juan Ignacio Zoido se ha lanzado públicamente apostando por Pablo Casado, un “cambio de bando” que no está siendo entendido por militantes y simpatizantes a pocas horas de cerrarse la campaña electoral interna de cara al congreso del fin de semana

El sector perdedor del congreso provincial del PP de Sevilla tiene una última oportunidad de obtener los cargos e influencia perdidos y tiene nombre y apellidos: Pablo Casado, uno de los aspirantes a liderar la formación conservadora junto a Soraya Sáenz de Santamaría. La candidata del sector liderado por Juan Ignacio Zoido, ex alcalde de Sevilla, ex ministro del Interior, ex delegado del gobierno en Andalucía y ex secretario general del PP andaluz, María Dolores de Cospedal, quedó descabalgada de la carrera por el liderazgo de la formación política por decisión directa de los militantes, que así lo decidieron en las recientes votaciones internas.

Ahora, el minoritario sector que dirigió el PP de Sevilla con mano de hierro y que perdió casi todo el poder municipal en la provincia incluida la capital, ha cambiado de bando y de candidato para sorpresa a indignación de militantes y simpatizantes que piden explicaciones a los otrora dirigentes populares que han aprovechado medios de comunicación y redes sociales para pedir el apoyo, ahora, a Pablo Casado. Incluso Zoido ha firmado una tribuna en Diario de Sevilla intentando explicarse ante la militancia, consciente de la imagen que trasladan a los militantes del PP sevillano que observan la maniobra y entienden, mayoritariamente, que de lo que se trata es de recuperar cargos, sillones, sueldos y prebendas y mantener el enfrentamiento con la actual dirección del partido en Sevilla encabezada por Virginia Pérez y Beltrán Pérez, posicionados desde el primer momento con Soraya Sáenz de Santamaría.

Rajoy, molesto con Casado por convocar hoy un almuerzo con ex ministros contrarios a Soraya

Los dos candidatos a presidir el Partido Popular han elegido Madrid para cerrar este jueves campaña electoral interna con la que han estado recorriendo España para pedir el voto de los afiliados y compromisarios que acudirán al congreso del PP. Pablo Casado almuerza este jueves, precisamente, con algunos ex ministros que se han posicionado claramente contra Soraya Sáenz de Santamaría, a los que ha citado en un restaurante de Madrid, encuentro que según ha trascendido esta mañana, no ha gustado a Mariano Rajoy quien habrá intentado frenar la convocatoria, sin éxito.


Un total de 3.083 delegados del PP acudirán este viernes al hotel Auditorium de Madrid para participar en este XIX congreso nacional extraordinario que elegirá al sucesor de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular. De esa cifra, unos quinientos son miembros natos al ser diputados, senadores o cargos orgánicos del partido.

Santamaría logró el pasado 5 de febrero, en la primera vuelta de las primarias en la que votaron los afiliados, un apoyo del 36,95% (21.512 votos), frente al 34,27% que obtuvo Casado (19.954), una diferencia de 1.558 apoyos. Ambos se medirán en segunda vuelta el sábado 21 de julio, en la que ya votarán los compromisarios.