Es la primera vez que Sevilla tendrá un plan de este tipo, y tiene un presupuesto total de 1,2 millones de euros

El plan de prevención para el mantenimiento de la señalización horizontal de la ciudad, que incluye la reposición, repintado y mejora de las marcas horizontales de tráfico, ha sido presentado este miércoles en el Ayuntamiento de Sevilla. Con un importe total de 1,2 millones de euros, este plan está dentro del contrato de 10 millones adjudicado en mayo de 2017 para el mantenimiento, renovación y mejora de la señalización vial y el balizamiento de las calles de la ciudad. El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, asegura que “es fundamental en los criterios de seguridad vial que estas señalizaciones tengan un perfecto estado”.

El contrato al que se llegó en el curso pasado incluye la elaboración de un inventario de las señales de tráfico verticales y las marcas horizontales. En él se detallará la localización de cada una de ellas y el día en el que se repintó o se restauró dicha señal, los materiales usados o las fechas necesarias para su reposición. Esto va a suponer “no solo actuar por requerimiento de actuaciones vecinales, sino que este mismo diagnóstico, que se hará informatizado, nos irá diciendo donde tendremos que actuar de oficio”, señala Cabrera.


Durante los meses de noviembre y diciembre del 2017, la UTE adjudicataria de estas tareas realizó una primera evaluación de todas las señales horizontales de la ciudad con el objetivo de llegar a las actuaciones que se realizarán a lo largo del 2018. Estas actuaciones se acometerán principalmente en los barrios, pues es “donde peor se ha conservado”. Los distritos se dividirán por sectores para que dichas ejecuciones no transciendan y entorpezcan el día a día del tráfico sevillano. Entre todos ellos, el Cerro-Amate es el que requerirá un mayor número de intervenciones.