Avanza por toda España la onda expansiva de las manifestaciones en Madrid mientras el Gobierno comunista se siente cercado por la democracia  

Las manifestaciones madrileñas contra el Gobierno iniciadas en la calle Núñez de Balboa, pidiendo además la dimisión inmediata de todo el Ejecutivo, se van extendiendo como manchas de aceite por toda España. Tienen ya el efecto de una onda expansiva imparable, que congrega a miles de ciudadanos en ciudades como Alicante, Salamanca, Zaragoza o Sevilla. Precisamente en la capital andaluza está convocada para hoy lunes 18 de mayo, a las 21 horas, otra marcha que recorrerá la Avenida de la Palmera.

Miles de españoles van sumándose al clamor general que pide la dimisión del Gobierno comunista de Pedro Sánchez. Las manifestaciones se van propagando por las calles y avenidas de gran parte de las ciudades. Entre ellas, Sevilla tomó el pasado sábado el camino de las protestas de la ciudadanía contra un Gobierno del que no aprueban y rechazan el totalitarismo con el que está gestionando la crisis sanitaria. Fue en la Plaza Nueva, ante el Ayuntamiento, en la que los manifestantes cumplieron con el requisito de guardar las debidas distancias de seguridad entre participantes, en evitación de los posibles contagios. Furgones de la Policía Nacional vigilaron también en Sevilla el comportamiento adecuado de las personas asistentes  -un centenar-, que aplaudieron y vitorearon a las Fuerzas de Seguridad del Estado, cuyos sindicatos han expresado asimismo y en varias ocasiones su malestar contra el Gobierno.

Se ve con evidencia  -en realidad se veía venir-  que los españoles no están dispuestos a tolerar otra dictadura, y menos comunista, después de lo que supuso en su historia más reciente la conquista de la democracia y el cauce normativo necesario a que dio lugar la denominada Transición de 1977, favorecida e impulsada por Adolfo Suárez.

Los desmanes del Gobierno comunista de Pedro Sánchez han llegado demasiado lejos, aprovechando la pandemia como coartada perfecta para legislar a base de decretos, y sobre materias ajenas a lo estrictamente sanitario, despreciando la necesidad de hacerlo con los votos del Congreso de los Diputados.

Madrid, como origen de las manifestaciones, ha sacudido como un seísmo todo el territorio nacional, igual que si se hiciera sentir toda la fuerza de los ciudadanos que se van uniendo para protestar contra la política dictatorial del Gobierno comunista. Los ánimos de Madrid en la calle Núñez de Balboa han sido ya compartidos por otras manifestaciones, como la de hoy en Sevilla, convocada junto al estadio del Real Betis Balompié, en el Barrio de Heliópolis, y que desde las 21 horas recorrerá la Avenida de la Palmera en una marcha que han dado en llamar “Paseo por España”. La convocatoria pide que se asista con banderas españolas, mascarillas y objetos que hagan ruido (como en las caceroladas), además por supuesto de exigir guardar la distancia de seguridad.

El ministro Ávalos ya ha salido a escena censurando estas manifestaciones. Y es que al Gobierno comunista se le viene encima la posibilidad electoral de ser derrocado en las urnas, cuando no salir del poder por una más que posible e inminente moción de censura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *