La limpieza es una de las asignaturas pendientes de la ciudad. Un quebradero de cabeza para todos los que se han sentado en el sillón de la alcaldía, presidido el Pleno Municipal y las empresas municipales, entre ellas, Lipasam. Ninguno de los alcaldes que ha tenido Sevilla ha conseguido el nivel de excelencia en la limpieza de la ciudad que prometieron en sus campañas electorales. Sólo Soledad Becerril consiguió, en este aspecto, un aprobado “raspado”.

El alcalde Juan Espadas (PSOE) intenta, hasta el momento con poco éxito, convertirse en el primer alcalde que consigue embridar la limpieza pública, considerada, junto al desempleo, como uno de los principales problemas para los sevillanos, según todas las encuestas. Espadas negocia la situación con el comité de empresa de Lipasam en la búsqueda de soluciones ante la imposibilidad de incrementar la plantilla, que ha perdido casi 200 efectivos en los últimos años. La propia representación de los trabajadores reconoce la falta de limpieza en muchas calles y plazas de la capital, que atribuyen a la amortización de plazas en la plantilla, acometida por el anterior gobierno municipal de Juan Ignacio Zoido y a que el gobierno de Juan Espadas “no ha movido ficha”.


Foto-denuncia de la situación de suciedad en las calles.

Foto-denuncia de la situación de suciedad en las calles.

Y el panorama, a ojos de todos los sevillanos, es desolador. Amidea Navarro, concejal del Grupo Municipal del PP y anterior delegada del Casco Antiguo, mantiene una intensa actividad en las redes sociales donde descubre, varias veces al día, el desagradable panorama que presentan las calles de la ciudad, en prácticamente todos los distritos. Navarro utiliza Twitter como herramienta de denuncia, pero también para presionar a las autoridades municipales y a Lipasam, a los que mantienen en permanente estado de tensión acudiendo raudo allá donde la edil popular señala el punto sucio, que diariamente se cuentan por decenas.

Con un simple vistazo a su perfil de la popular red social @amideanr, la concejal popular recoge fotografías y vídeos de todos aquellos lugares donde se acumulan las basuras, fruto de la falta de limpieza pero también del escaso civismo que demuestran muchos sevillanos. Con el hastag #SevillamasLIMPIA, Navarro saca los colores a Sevilla, en especial el de la vergüenza.