El acto de Hazte Oír en Sevilla se realizó con absoluta normalidad gracias a la labor de la Policía Nacional que mantuvo a la ultraizquierda de Sevilla a cierta distancia del hotel donde se desarrolló la conferencia de los escritores argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez. Los mismos que habían pedido que se prohibiera este acto porque a su entender iba contra los derechos de los LGTBI y ponía en ridículo los derechos de los transexuales, se manifestaron delante del hotel con banderas republicanas pidiendo quemar la Conferencia Episcopal por patriarcal. Esta protesta estaba apoyada por Podemos y el Partido Comunista de España, los mismos que abogaban en contra de la Ley Mordaza que atacaba las libertades de expresión.

Conferencia de Hazte Oír Sevilla

Conferencia de Hazte Oír Sevilla

La conferencia contó con la presencia de unos 300 asistentes y en ella se desgranaron las nuevas tácticas que emplea la ideología de género para implantar sus tesis dentro de las aulas y de los colegios. En ellos se trata de hacer ver como positivo y normal que un niño, cuando aún está en una fase de maduración sexual, pueda cambiar de sexo con todas las consecuencias que esto luego acarre en su desarrollo. Estos escritores denuncian que detrás de todo este lobby se encuentran  partidos de ultraizquierda, la mayoría comunistas, que atacan los conceptos básicos de las familias heterosexuales.


Los organizadores del acto presentaron ayer en la Fiscalía una acusación contra la consejera de Igualdad de la Junta, María José Sánchez por presuntos delitos de odio y contra la libertad de expresión, al apoyar que la cadena de hoteles suspendiera el acto de los organizadores y no les dejara hacerlo. Unas nueve furgonetas de la Policía tuvieron que proteger la entrada del hotel sevillano.

Furgonetas de la Policía en la entrada para proteger a los asistentes del acto

Furgonetas de la Policía en la entrada para proteger a los asistentes del acto