El nuevo modelo de intervención social con menores para este verano arranca este lunes y, por primera vez, integra un programa de actividades socioeducativas y garantía alimentaria a través de comedores habilitados en colegios, centros cívicos o centros de Servicios Sociales de todos los distritos

Este proyecto, con un presupuesto de 2,87 millones de euros para este verano y el próximo, contempla un total de 1.520 plazas para menores con edades comprendidas entre los 4 y los 16 años. El programa tiene como objetivo “ofrecer actividades socioeducativas como alternativa de ocio para los niños y las niñas que pasan todo el verano o parte de él en la ciudad”, ha explicado el delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores.


En concreto, este programa se dirige a menores escolarizados en centros ordinarios de educación primaria y secundaria,  principalmente a hijos e hijas de las familias atendidas en los Centros de Servicios Sociales y/o por el Servicio Municipal de la Mujer. La selección de los/las participantes corresponde a los equipos técnicos de los Centros de Servicios Sociales Municipales.

En cuanto a las novedades de este verano, el nuevo modelo de comedores sustituye al catering para menores implantado en los veranos de 2015, 2016 y 2017 centrado en las zonas con necesidad de transformación social. Ahora, se abre a toda la ciudad a través de la incorporación de este servicio en un total de 27 equipamientos, como centros cívicos, centros escolares o centros de servicios sociales, con más afluencia de participantes. “Con el paso de los años, ese programa antes inexistente se ha asentado y ahora damos un paso más reforzándolo, ampliando plazas y ofreciendo por primera vez plazas en un modelo de comedores similar al que tienen durante todo el curso los menores en los colegios”, ha añadido Flores.


Además de la incorporación de los comedores para los menores, con respecto a años anteriores, el programa aumenta el número de plazas de campamento para menores de 7 a 12 años e incorpora un aula matinal de 8 a 10 y un aula de mediodía los grupos de menores de 4 a 12 años que lo requieran. Hay además un aumento de los monitores especialistas (se pasa de 5 a 10) para la atención a menores con dependencia.

Además, todos los grupos acudirán un día a la semana a la piscina en horario ampliado hasta las 18.00 horas en los grupos de 4 a 12 años y hasta las 19.00 horas en los grupos de 13 a 16 años. En segundo lugar, se programa campamentos fuera de la ciudad de cinco días de duración en las últimas semanas del mes de agosto y primera de septiembre. Están previstos para un total de 420 menores de edades de 7 a 12 años, y a 200 menores d  edades comprendidas entre los 13 y 16 años que hayan asistido con regularidad.