Tablillas de Itálica. ¿UN NUEVO GIRO?

Cambios bruscos de civilización no son habituales en la Historia de Occidente. No hablo de revoluciones políticas que abundan por doquier y pueden en efecto cambiarlo todo de la noche a la mañana; revoluciones nunca llegadas por sorpresa, sino tras una larga maduración, tal vez de siglos, que al menos los más informados vieron acercarse desde lejos, así la Revolución Francesa o la Revolución Rusa o la eclosión de la democracia vista por Tocqueville. Pero ahora de lo que hablo es de algo más profundo, del todo inesperado, con un contenido más cultural que político y por ello largamente duradero.

Me refiero en suma a giros civilizatorios producidos unos por los propios seres humanos (sabiduría o estupidez) y otros por ciegos fenómenos naturales. Cabe incluir aquí por ejemplo al cambio climático, al calentamiento global de hace diez mil años que dio origen a la agricultura y al nacimiento de las ciudades; o al año 1968, un cambio alocado, producto de hombres insensatos, que arruinó gran parte de la cultura y los valores de Europa dejándola indefensa ante otras culturas nada inocentes condicionando de esta manera nuestro futuro. ¿Y la Pandemia?

Sin duda, un nuevo giro; no imputable al ser humano pero sí aprovechado por los poderes políticos decididos a utilizar estados de alarma, confinamientos, perimetraciones y toques de queda (ya innecesarios desde que existen las vacunas) para resolver los problemas de la democracia de masas del siglo XXI restringiendo libertades tras una domesticación de palo y zanahoria.

Porque existen democracias sin libertad. Una minoría -caso de tener que elegir a la fuerza- elegiría siempre la libertad antes que la democracia sin ella. Suena rudo y sólo es una elección teórica sobre el papel; aunque no se le oculta a nadie que por desgracia la mayoría acepta hoy justamente lo contrario. Peligrosa realidad nada teórica.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *