Tablillas de Itálica. TV VERSUS REDES

Hasta que aparecieron las redes sociales los dueños de la televisión eran los dueños del mundo.

Una gran cadena televisiva nos informaba días atrás de que el Gobierno de España estaba, “por fin”, preparando una ley para poner límites a la libertad en el mundo digital. O sea, que “por fin” se iba a dar la batalla por la verdad y la información responsable contra “las noticias falsas” propias de las redes. Pura mentira. Todo al revés.

Las redes cuentan lo que los imperios mediáticos ocultan en sus pantallas. Veces innumerables hemos visto en ellas niños palestinos muertos a causa de la guerra, pero nunca imágenes de los niños israelíes asesinados por el terrorismo de Hamás. Nos dicen que en Hungría el presidente Orbán legisla contra los homosexuales, pero nunca se presenta en pantalla el texto de la ley que en realidad trata de combatir la corrupción de menores y la pederastia. Tampoco ninguna televisión ha contado si el peculiar presidente de Filipinas consiguió limpiar las islas de narcotraficantes, piratas y delincuentes. Todo lo cual, por el contrario, sí está contado y visto en las redes, en los blogs y en los pequeños y libres diarios digitales.

Ah! réplica la propaganda mediática: “Nosotros informamos con rigor”. ¿Sí? Hace nada cierta periodista de renombre televisivo se jactaba en público, orgullosa como profesional, de “haber explicado en 25 segundos un debate parlamentario de investidura” en su programa de noticias. ¿Rigor y profundidad en 25 segundos?

En las redes se miente, cierto, mas habrá que comparar con balanza de precisión los daños de sus mentiras con los ocultamientos interesados de la televisión. Porque las mentiras en las redes sólo engañan a los tontos; mientras las grandes cadenas de tv engañan al mundo entero: desde la ONU al Vaticano pasando por la Unión Europea tiemblan con sus campañas. En cualquier caso, las redes permiten al ciudadano hacerse con simples toques de ratón su propio y libre telediario.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *