Tablillas de Itálica. SER UNO MISMO

Un viejo amigo me cuenta que cuando a él le preguntan si es de derechas o de izquierdas siempre responde igual: “Yo soy de mí mismo”. Una liberación.
En esta España hiperpolitizada vivimos encadenados a la ideología. Pero las ideologías son degeneraciones de grandes ideas o virtudes, tal cual ocurre con la “ideología de género” (una degeneración de la feminidad) o el machismo (una degeneración de la masculinidad).
Mi amigo puede ser de derechas en su visión de las relaciones internacionales; de izquierdas en política educativa; conservador en las leyes agrarias y radical por lo que atañe a los acuerdos entre la Iglesia y el Estado. Luego, cuando llegan las elecciones, vota por el partido éste o aquél según las circunstancias o la coyuntura.
Un hombre libre porque percibe que la supuesta contradicción derecha-izquierda como algo invariable es una trampa para convertirnos en presos atontados por la droga.
Escapemos de las simplificaciones impuestas. Sería bueno para todos adoptar una nueva y real terminología distintiva: honrados y sinvergüenzas, trabajadores y vagos, inteligentes y necios, ilustrados e ignorantes, compasivos y displicentes, valientes y cobardes, virtuosos y tramposos. Las cosas que de verdad cuentan a la hora de elegir y de votar.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *