Tablillas de Itálica. SARAMAGO

El próximo 18 de noviembre se cumplen los cien años del nacimiento de Saramago. Premio Nobel de literatura, sus admiradores le consideran el más alto intelectual portugués del siglo XX. Aquí disiento, pues figuras como las de Pessoa o Miguel Torga lo superan en mucho.

Según la ortodoxia progresista Saramago fue un escritor “comprometido con su tiempo”; o sea, un afiliado al Partido Comunista luso que amén de escribir novelas disertaba sobre complejas cuestiones de la cultura, la religión, la ciencia y la metapolítica. Lástima que sus conocimientos, fuera del mundo literario, dejasen mucho que desear.

Recuerdo una entrevista en la que el literato portugués, queriendo ser brillante y bienhumorado, patinaba de una manera lamentable: “Me pregunto -venía a decir Saramago- qué hacia Dios durante toda la eternidad antes de crear el mundo”. En vez de la brillantez del supuesto intelectual, un desconocimiento supino de la física, de la cosmología y de todo el pensamiento filosófico desde Platón a Heidegger.

Así, confunde los conceptos de inmortalidad, eternidad e infinitud; no percibe que antes del Big Bang no hay tiempo y no se puede en consecuencia hablar de un “antes”. Ignora la idea matemática de infinito y desconoce los debates sobre el tiempo y la relatividad entre Bergson y Albert Einstein. Queriendo burlarse de la supuesta ignorancia de los cristianos deja al descubierto la suya propia.

Me hubiera gustado discutir sobre este asunto con mi amigo Luís F. Rull, un físico de talla preocupado por la metafísica. Casi nunca estábamos de acuerdo, pero habríamos coincidido en que una cosa es ser un buen escritor y otra, muy distinta, ser un intelectual serio. Saramago no lo fue.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *