Tablillas de Itálica. PROSIGUE LA OFENSIVA

Recuerdo muy bien los motivos que hace años me llevaron a dejar de comprar “El País”.

Se trataba de la  segunda guerra de Chechenia (1999) cuando los rusos combatían el terrorismo separatista en esa región. El corresponsal del periódico en Moscú nos estuvo informando durante meses de las constantes victorias de los chechenos que iban a alcanzar de un momento a otro sus últimos objetivos. De pronto, para sorpresa general, nos enteramos que de la noche a la mañana los rusos habían ganado la guerra. “El País” había estado suministrando noticias falsas. Fake News avant la lettre.

Por la misma época, durante la destrucción de Yugoslavia, la OTAN comenzó a bombardear Belgrado. Según la unánime prensa española los serbios eran los malos y los de la OTAN los buenos, así que la opinión española aplaudió. Pero los bombardeos continuaban y el pacifismo característico de Europa comenzó a inquietarse.

Un día, al comprar “El País” me encontré con los siguientes titulares ocupando toda la primera plana: “Solana ordena detener los bombardeos”. Solana, como todo Secretario General de la OTAN, era solo un figurón a las órdenes de USA y ni ordenaba ni cesaba bombardeos; pero era un protegido del Grupo Prisa que buscaba prestigiarlo como pacifista. “El País” había mentido de nuevo.

Hoy, “El País” prosigue su ofensiva contra las redes sociales acusándolas de mentir y falsificar noticias. Le sigue una buena parte de la prensa española en papel. Dicen las estadísticas y los sondeos que cada vez se compran menos periódicos en España y aumentan, en cambio, los usuarios de Facebook. Si los medios tradicionales no se corrigen y siguen ocultando noticias y manipulando verdades, dentro de poco no quedará un solo periódico vivo en nuestro país.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *