Tablillas de Itálica. PLUS ULTRA

Durante la guerra del desierto que culminó en la batalla de El Alamein (1942) entre las tropas Italo-germanas de Rommel y el VIII Ejército británico, la propaganda radiofónica nazi calificaba a los soldados ingleses como “ratas del desierto”. De inmediato aquella tropa hizo suyo el insulto y convirtieron la rata en su emblema de combate. Los tanques de Montgomery la llevaban pintada en la torreta.

Suele suceder con cierta frecuencia: el insultado asume con alegría el insulto y lo convierte en una orgullosa oriflama propia. Ya pasó con el cristianismo: “Cristiano” comenzó siendo una voz insultante hasta que los seguidores de Jesús en Antioquía la aceptaron para sí mismos. Guardando todas las distancias, tengo la impresión de que con el grito de “Ultraderechistas” lanzado contra Vox puede ocurrir igual.

“Ultra” es un vocablo sonoro, retumbante y lleno de significado: “Ultramar”, lo que está al otro lado del mar. “Ultraderecha”, lo que está al otro lado de la derecha. En 1516 las dos columnas de Hércules con la consigna expansiva “Plus Ultra” se incorporaron al escudo de España. Se habían cruzado las columnas que cerraban el camino (“Non Plus Ultra”) a las playas del otro lado del mar.

Todo partido político nuevo debe ocupar un nicho ecológico vacío si es que quiere prosperar. Vox ha hecho suya la postura de rechazo abierto a la corrección política; corrección que el sanchismo y Unidas, Unidos, Unides Podemos cultivar con primor, mientras el Partido Popular carece de opinión al respecto. Todo dependerá de si, como sostienen algunos sociólogos, existe una amplísima minoría harta de tanta corrección en el pensamiento y lenguaje obligatorios.

Ah, casi lo olvido: las ratas del desierto ganaron la batalla de El Alamein.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *